Negocio para no desechar

Seis mil toneladas de residuos domiciliarios produce todos los días la urbe de siete millones de habitantes.

Un negocio que se divide en tres aspectos: recolección, disposición final y tratamiento de lixiviados o líquidos en descomposición. El primero, a cargo de cuatro consorcios, y los otros dos, potestad de la firma que opera el relleno sanitario Doña Juana.

A $2,5 billones asciende el negocio de la recolección de basuras que está en manos, desde hace ocho años, de cuatro consorcios que acaban de firmar contratos por seis meses más. Es decir, hasta marzo de 2011. La licitación para escoger contratistas está congelada por la Corte Constitucional. Trece firmas, incluyendo las actuales, están compitiendo.

Si bien la Comisión de Agua Potable (CRA) –que regula el negocio de las basuras- no ha reglamentado la participación de recicladores en estos procesos, sí lo hizo la Corte Constitucional, que pidió al Distrito que siempre que se trate de contratación de aseo incluya acciones a favor de los recicladores. Por eso, el tribunal tiene congelada la licitación de la recolección de las basuras.

Ver infografía aquí