Ni los repartidores de alimentos se salvan de la delincuencia en Bogotá