Nicolás Gaviria, "usted no sabe quién soy yo", quiere ser concejal de Bogotá

El polémico precandidato busca el respaldo del Centro Democrático, que aún no le ha dado su bendición. El partido dice que solo hasta final de este mes definirá los avales para la carrera por el Concejo.

Por allá en marzo de 2015, Nicolás Gaviria encabezó los titulares de la prensa local y generó gran indignación en todo el país luego de protagonizar un episodio en el que en medio de insultos contra unos Policías hizo famosa la frase: “¿usted no sabe quién soy yo?”

El hecho quedó registrado en un video que se volvió viral y en el que se ve a Gaviria, en estado de embriaguez, amenazando a los uniformados con enviarlos al Chocó y advirtiéndoles que era sobrino del expresidente Cesar Gaviria, lo que fue desmentido posteriormente. (Lea también: De la esposa de un policía a Nicolás Gaviria)

La situación no pasó de unas disculpas públicas frente a Policías y medios de comunicación. “Entiendo que cometí un error ante el temor por el enfrentamiento con el grupo de taxistas, no supe afrontar de manera adecuada la situación y a pesar de no tener la intención de dañar, he causado inconvenientes, molestias y problemas a muchas instituciones y personas ante quienes deseo excusarme, siendo la principal la Policía Nacional, institución muy cercana a mi corazón”, escribió en su momento.

Ahora, cuatro años después, Nicolás Gaviria vuelve a dar de qué hablar. Esta vez, el administrador de negocios internacionales, anunció su precandidatura al Concejo de Bogotá, para la que busca el apoyo del Centro Democrático. Según Gaviria, desde hace algunas semanas tiene conversaciones adelantadas con una facción de ese partido. 

“Por ahora estoy de precandidato y recorro la ciudad para entender los problemas de cada localidad y proponer algo con las bases concretas para sacar adelante a Bogotá (…) “Desde chiquito me ha gustado la política y me abuelo me llevaba a las reuniones con Galán”, dijo Gaviria quien, en diálogo con Blu Radio, agregó que en los últimos años ha estado vinculado con el partido uribista como empresario, apoyando marchas y a diferentes candidatos.

Pese a los apoyos previos por parte de algunas figuras cercanas al Centro Democrático, el partido anunció que hasta la fecha no ha otorgado ningún aval para la disputa por el Concejo de Bogotá. "El registro de manifestación de interés de aspirantes a aval estará abierto hasta el 22 de febrero y los avales se otorgarán de forma democrática dentro del partido", anunció el partido mediante sus redes sociales.

Samuel Hoyos, uno de los precandidatos a la Alcaldía por dicho partido, se desmarcó de Gaviria y afirmó que no apoyará a un solo candidato al Concejo, sino que trabajará con todos los que queden avalados para dicha carrera. Agregó que no iba a incidir en la entrega de avales, porque eso le compete al comité distrital del partido. “Él (Gaviria) ha estado en eventos del partido, pero ni siquiera tiene el aval. Me tomo fotos con muchas personas al día, pero eso no quiere decir que yo apoye sus aspiraciones políticas", comentó a este diario. 

Por su parte, Andrés Forero, concejal de ese partido, manifestó que "quizá Nicolás Gaviria haya manifestado su intención de representar al partido, pero eso no lo convierte en candidato". 

 

Sobre el hecho que lo catapultó a la esfera mediática afirmó que “en ningún momento mi intención era agredir a los policías, lo que pasa es que, en este momento, en esa situación, sentí que mi vida corría peligro, por eso reaccioné de esa manera. Pero como soy un hombre de principios, me disculpé y lo hice delante de 2 mil policías y muchos medios de comunicación, también labores sociales y un documental con el periodista Daniel Samper para enviarle un mensaje a la comunidad de convivencia. Fui policía cívico cuatro años, trabajé con ellos y conozco los problemas y la inseguridad que existe hoy en día en la capital”.

Como dato adicional, anunció que el lema de su campaña sería “usted ya sabe quién soy yo”, igual al nombre de la campaña que lideró en contra del consumo irresponsable de bebidas alcohólicas, siete meses después del mencionado escándalo.