Niegan libertad a involucrado en la muerte del agente de la DEA Terry Watson

Un juez de control de garantías negó la solicitud luego al considerar a Omar Oswaldo Ríos Forero una persona de alta peligrosidad para la comunidad.

Por el asesinato del agente de la DEA fueron capturadas 12 personas. Policía Nacional - Archivo

El 20 de junio de 2013 fue secuestrado y asesinado el agente de la DEA James Terry Watson, en medio de un caso conocido como el paseo millonario. Debido a esto, las autoridades nacionales comenzaron una minuciosa investigación que ha dado con la captura de 12 personas y la extradición de dos.

Dentro de los capturados aún existen personas privadas de la libertad sobre los que no existe suficiente material probatorio para desvirtuar su participación en los hechos, y por ello en medio del proceso Ómar Oswaldo Ríos Forero, considerado uno de los cabecilas de la banda delincuencial Los Canarios, a la que se le atribuye el asesinato, solicitó la libertad por vencimiento de términos.

Ante la solicitud un juez de control de garantías decidió negarla al considerar que el acusado es “una persona peligrosa para la comunidad y para las víctimas acreditadas en el proceso penal, quienes no han asistido a las audiencias por temor a las amenazas, al parecer provenientes de los integrantes de la organización criminal”.

Además, consideró que Ríos Forero es acusado por delitos de alto impacto como secuestro extorsivo, concierto para delinquir y hurto calificado y agravado, y que los defensores de la banda de presuntos delincuentes han dilatado y demorado el proceso con el pedido constante de aplazamientos.

“La obstrucción a la justicia sigue vigente y una posibilidad de movilidad puede llevar algún tipo de injerencia en los testigos de la Fiscalía en procura de mantener su teoría del caso dentro de las normas legales y procesales que correspondan”, argumentó el fiscal encargado del caso.

Por este caso fueron condenados Edwin Gerardo Figueroa Sepúlveda y Wilson Daniel Peralta Bocachica por el Distrito Este de Virginia (Estados Unidos) a 30 años y tres años y tres meses de prisión respectivamente.