“En ningún momento se ha puesto en riesgo la línea 123”: Secretaría de Gobierno

El Distrito asegura que por el contrario se está implementando nueva tecnología.

Archivo El Espectador

Detrás del amago de crisis que se vivió la semana pasada, cuando la ciudad por poco se queda sin el servicio del Número Único de Seguridad y Emergencia (NUSE) o línea 123, hay un tema de fondo: una serie de choques, desacuerdos y cuestionamientos alrededor del convenio interadministrativo, que firmaron en octubre del año pasado el Fondo de Seguridad y Vigilancia (FSV) y la ETB, para la modernización de la línea, lo que ha generado que luego de nueve meses el proceso esté estancado.

Hace unos días se habló que Bogotá estuvo a punto de perder la plataforma de la línea 123 como consecuencia de retrasos en pagos a Itelca, empresa dueña de la tecnología. No obstante, gracias a la intervención de la Alcaldía se logró el acuerdo entre ETB e ITELCA garantizando el servicio ininterrumpido de la línea de emergencia.

Pese a los problemas que han surgido en los últimos días, la secretaria de Gobierno, Gloria Flórez, dijo que “en ningún momento se ha puesto en riesgo el servicio de la línea 123; por el contrario, con un nuevo convenio que está vigente actualmente, se está haciendo el tránsito a la nueva tecnología”.

A los incumplimientos y la falta de acuerdos entre la ETB y el Distrito detrás de la anunciada modernización del número de emergencia, se suma que el interventor le vendió cámaras al sistema. La administración la calificó como irregularidad y siguen creciendo las críticas alrededor del convenio que firmó en octubre pasado el Fondo de Vigilancia (FSV) y la ETB, pues las partes no han logrado concertar los aspectos técnicos, logísticos y financieros, y a la alerta de la semana pasada cuando la ciudad por poco se queda sin línea de emergencia, ahora se suma que el actual interventor fue también contratista como proveedor de cámaras de seguridad e implementación de su circuito cerrado.

El Espectador conoció los documentos que demuestran que la empresa Infotic celebró un contrato con el Fondo de Vigilancia de Bogotá, el 29 de octubre de 2014, para realizar la interventoría técnica, administrativa, financiera y jurídica del convenio que busca la modernización de la Línea 123. Esto por $1.560 millones, durante cinco años, plazo que duraría la modernización. Sin embargo, para ese momento Infotic ya era contratista del distrito. Es decir, mientras suministraba las cámaras a la vez vigilaba el millonario contrato de modernización de la Línea de atención 123.