Nivel de aceptación de Peñalosa es casi tan bajo como el de Petro cuando dejó la Alcaldía

El alcalde de Bogotá no salió bien librado en la última encuesta Gallup, ya que tan solo el 35% de los entrevistados aprueba su gestión.

Enrique Peñalosa se posesionó como alcalde el 1 de enero de 2016. / Cristian Garavito

Apenas el 35% de los entrevistados en la más reciente encuesta de Galllup aprueban la gestión del alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa al frente de la Alcaldía de Bogotá, un nivel de aceptación similar al del exalcalde Gustavo Petro cuando se apartó de la Administración Distrital en diciembre pasado, cuando alcanzó una aceptación del 36%.

Según la medición, 55% de los encuestados desaprueba la forma como Peñalosa está desempeñando su labor. Tal porcentaje, durante la administración de Gustavo Petro, registró un 61% a diciembre de 2015. (Lea: Cae respaldo a Santos, a la paz y a las instituciones)

De acuerdo con la encuesta de Gallup, solo el 26% de los bogotanos creen que las cosas están mejorando en la capital del país, mientras que el 65% considera que están empeorando. Por otro lado, previo a la posesión del alcalde Enrique Peñalosa, en diciembre de 2015, 30% de los encuestados creían que las cosas estaban mejorando y el 64% consideraba que las cosas estaban empeorando. (Lea: Peñalosa vs. Petro: ¿la confrontación o la ciudad?)

Martín Orozco, gerente de Invamer Gallup, se refirió a la medición y explicó las probables razones por las que habitantes de capitales como Barranquilla, Bucaramanga, Cali y Medellín sí se muestran optimistas frente al rumbo que toman sus ciudades, en contraste con los bogotanos. (Lea: Alcaldes de Barranquilla, Cali, Medellín y Bucaramanga, con buena percepción)

“Los nuevos alcaldes, aunque populares y con buena favorabilidad, excepto Enrique Peñalosa, no han podido revertir el estado de animo de sus ciudades. En el caso de Bogotá, este caso puede obedecer a los últimos problemas de orden público. Sin duda, el tema de TransMilenio pudo haber afectado esa aprobación a su labor”, sostuvo Orozco en diálogo con Blu Radio.

En sus primeros 60 días al frente de la ciudad, Peñalosa ha tomado decisiones y ha adoptado posturas respecto al rumbo de la ciudad que permitirían entender la fotografía que muestra Gallup. (Galería: El primer mes de Peñalosa en la Alcaldía resumido en 12 anuncios y decisiones)

En lo que respecta al metro, el alcalde ha reafirmado su compromiso con el sistema y como lo sostuvo en campaña, le apuesta a un metro elevado, que vaya por la Caracas y se extienda hasta Mosquera o, en su defecto, a Soacha. Junto con la Nación, a mediados de enero designó a Andrés Escobar como gerente del proyecto, cuya licitación de la primera fase espera abrir en diciembre próximo o a comienzos de 2017. (Lea: Los retos de la Empresa Metro)

El mandatario anunció que su prioridad serán las obras de TransMilenio en las troncales de la Carrera Séptima, la Avenida Boyacá, la Carrera 68 y Avenida Ciudad de Cali, además de mejorar las ya existentes por la Caracas, Autopista Norte y Soacha.

El alcalde, de forma coordinada con la Nación, anunció recientemente que, por medio del Pacto por la Vivienda Social, aunará esfuerzos para construir 80.000 viviendas de interés social (VIS) y de interés prioritario (VIP) en los próximos dos años. La cifra es llamativa si se tiene en cuenta que supera las 70.000 que la anterior administración se trazó e incumplió.

En esa línea, el mandatario admitió que su proyecto de vivienda 'Ciudad Paz' afectaría la Reserva forestal Thomas Van der Hammen, que asegura la conectividad entre los cerros orientales y el río Bogotá. No obstante, para que tal intervención pueda hacerse efectiva debe contar con un permiso por parte de la CAR y el Ministerio de Ambiente.

El presidente Juan Manuel Santos y el alcalde Enrique Peñalosa también firmaron el denominado Pacto por la Seguridad de Bogotá, que implica un trabajo conjunto enfocado a la disminución de homicidios y el hurto de celulares. La apuesta para mejorar la seguridad se sostiene en la articulación de todas las entidades responsables de ésta.

Otra de sus medidas ha sido que la carrera 11, en el norte de la ciudad, vuelva a ser en un solo sentido entre las calles 81 y 100, reversando así la medida adoptada por la pasada administración, que implementó el doble sentido en el corredor vial. Así, permitió más espacio para ciclistas, pues se creó un carril exclusivo.

Argumentando que busca desestimular el uso del carro particular en Bogotá, el alcalde decretó un día sin carro al mes para todos los funcionarios del Distrito. Esta medida comenzó a hacerse efectiva a partir del pasado 4 de febrero, día en que se realizó la primera jornada del día sin carro y sin moto de Bogotá en 2016.

Por directriz de la Administración, aumentaron en $200 las tarifas del TransMilenio y Sitp para garantizar la sostenibilidad y viabilidad de los sistemas. Lo anterior, debido a que el gobierno pasado no autorizó incrementos en los últimos cuatro años.

En la Calle 72, entre la carrera Séptima y Avenida Caracas, se realizó un acercamiento con vendedores informales para ofrecerles alternativas de reubicación. Sumado a la limpieza de postes y sitios emblemáticos –que estaban invadidos de afiches– se lanzó una ofensiva para el despeje de vías donde se ubicaban los 'malparqueados'. 

últimas noticias

Rescatan "mono aullador" en Bogotá

A ahorrar gas mientras se supera la crisis