‘No es cierto que legalizar uso terapéutico de marihuana acabe con negocio mafioso’

En el Concejo de Bogotá hay posiciones divididas por la propuesta que surgió desde el Congreso de la República.

AFP

La propuesta de legalizar el uso de la marihuana con fines terapéuticos sigue causando polémica en el Concejo de Bogotá, pues mientras algunos concejales manifiestan estar de acuerdo con la iniciativa, otros por el contrario aseguran que eso no acabaría con la mafia del narcotráfico.

El concejal Marco Fidel Ramírez considera que no es el consumo de la marihuana como medicina lo que se quiere promover con el Proyecto de Ley 27 de 2014 del senador Juan Manuel Galán, sino dar el paso para su uso recreativo masivo, más allá de la “dosis personal”, adelantando unos “metros adicionales”.

Ramírez asegura que eso es una manera eufemística de abrir una pequeña grieta jurídica y posteriormente una tronera social.

“No es cierto que el uso terapéutico de la marihuana sea un aporte para acabar con el negocio mafioso. La rentabilidad de la marihuana medicinal no es comparable con los ingresos del consumo masivo recreativo, pero con esta iniciativa será la manera de ir legalizando cultivos, procesamiento y distribución del cannabis”, agregó.

El cabildante indica que “si un eslabón de la cadena de valor de la marihuana se regula, así sea medicinal, el efecto dominó legalizará los demás. Se equivocan el Partido Liberal con esta propuesta y el presidente Santos al respaldarla, y niega el senador Juan Manuel Galán las luchas de su padre, que no sólo se enfrentó a las mafias, sino al flagelo de los adictos con sus terribles consecuencia”.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró la semana pasada que ve "con buenos ojos" la utilización terapéutica de la marihuana en Colombia durante un foro sobre la política contra las drogas en el país.

"Vemos con buenos ojos la iniciativa sobre la utilización medicinal y terapéutica de la marihuana", aseguró el mandatario.

"La entendemos como una medida compasiva para entender el dolor de pacientes con enfermedades terminales pero también como una forma de sacar de las manos de los criminales el ser intermediarios entre el paciente y una sustancia que les va a permitir aliviar su sufrimiento", agregó.

El concejal Venus Albeiro Silva, quien desde hace tiempo ha manifestado su interés por la legalización de la droga al considerar que así se acabaría con las mafias del narcotráfico, también apoyó el proyecto que impulsa desde el Congreso el senador Juan Manuel Galán.

Por su parte, la Iglesia Católica se declaró en contra del proyecto que inició trámite en el Congreso de la República. El exsecretario de la Conferencia Episcopal, monseñor Juan Vicente Córdoba, dijo que no es conveniente para el país legalizar en cualquier caso el uso de drogas ilícitas. A juicio del clérigo, este alucinógeno tampoco es bueno con fines medicinales para poder aliviar los dolores de muchos enfermos.

“No podemos usar una sustancia que va a traer efectos secundarios como los problemas sociales, de depresión y psicológicos”, explicó.