'No hay suficiente plata para recuperar el río Bogotá'

Después de que el Consejo de Estado le ordenara a la Nación descontaminar el cuerpo de agua, la Gobernación señaló que existen dificultades financieras para recuperar el río.


Descontaminar el río Bogotá antes de 2044, como lo ordenó el fallo del Consejo de Estado proferido en marzo de este año, es una tarea difícil de cumplir por la ausencia de recursos destinados al medio ambiente. Así lo concluyó la Secretaría de Ambiente de la Gobernación de Cundinamarca, entidad que ha elaborado un plan para acelerar la recuperación del río. Pese a que el proyecto está en marcha, la entidad asegura que es necesario que el gobierno Nacional defina cómo se van a invertir los $6 billones que serán destinados para el cuerpo de agua.

El fallo del Consejo de Estado, según Marcela Orduz, secretaria de Ambiente de Cundinamarca, “no es sorpresivo: el Tribunal Administrativo de Cundinamarca se pronunció en 2004 y estableció seis grandes componentes para la recuperación del río Bogotá. Sin embargo, cumplir con todos los componentes del fallo es difícil porque la plata no está y con voluntad solamente no alcanza. El agua que se produce en Cundinamarca alimenta a 10 millones de habitantes entre Bogotá y Cundinamarca. Es un tema de verdadera importancia”.

Los trabajos que ha realizado la Gobernación de Cundinamarca para recuperar el río Bogotá se resumen en cuatro puntos: la creación de un grupo de trabajo intersectorial para recuperar el cuerpo de agua; firmar un convenio con el Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional (Idea); adelantar el proyecto de un parque ‘ecoeficiente’ para las curtiembres de Villapinzón y Chocontá y mejorar la cobertura de acueducto y alcantarillado en el departamento.

La secretaria de Ambiente de la Gobernación le explicó a este diario cuáles eran los retos que tiene el departamento para avanzar en la descontaminación del río. En el caso del grupo intersectorial, Orduz señaló que “las secretarías de Educación, Salud, Competitividad, Agricultura y Ambiente se están reuniendo cada dos meses para adelantar acciones y ejecutar el marco normativo que debemos cumplir”. Con respecto al convenio suscrito con el Idea, Orduz explica que “en junio de este año, gracias al convenio, podremos saber cuántos productores de curtiembres se ubican entre los municipios de Villapinzón y Chocontá. A partir de ahí empezaremos a realizar un proceso de educación para disminuir la carga de contaminación que llega al río”.

Realizar un censo de las personas y empresas dedicadas a las actividades de curtiembre alrededor la cuenca del Río Bogotá es una de las exigencias del Consejo de Estado. Sobre el censo, Orduz explica que “en 2012 había 240 empresas de curtiembres, pero al no cumplir con la legislación ambiental hoy existen 130. Si bien es cierto que una parte de la población está contaminando, también tenemos que decir que existen unas realidades sociales y económicas que entrar a evaluar”. Hasta el momento, sólo 10 empresas curtidoras han sido legalizadas.

Los diseños del parque ‘ecoeficiente’ para las curtiembres de Chocontá y Villapinzón están listos desde 2010. Sin embargo, “no se ha ajustado el presupuesto. Sabemos que es un requerimiento judicial de gran importancia pero el parque está por fuera de cualquier proyección presupuestal del departamento y el Distrito. Necesitamos recursos adicionales por parte del gobierno nacional. El lote ya fue seleccionado pero es necesario considerar que hay que indemnizar a las empresas curtidoras. Toca acarrear con todo el costo de trasladarla de un lugar a otro y eso no está en nuestro techo presupuestal”.

Por último, Orduz señala que para recuperar el río Bogotá es necesario que la cobertura de acueducto y alcantarillado alcance un 100% en el departamento. Actualmente, la línea de alcantarillado cubre a un 66% de la población de Cundinamarca. Según Empresas Públicas de Cundinamarca (EPC), la administración actual ha entregado 129 planes maestros de acueducto alcantarillado; 12 proyectos de alcantarillado en 11 municipios; una Planta de Tratamiento de Agua Residual (PTAR) en Nocaima 10 planees de saneamiento y manejo de vertimientos. La meta de la entidad es vincular a 150.000 habitantes con servicio de alcantarillado. Hasta el momento, la cobertura alcanza 32.967.