'Nos hace falta Mockus': Enrique Peñalosa

El candidato a la Alcaldía insiste en que Gustavo Petro fue el aspirante de los Moreno a la Presidencia.

De entrada advierte, como lo ha hecho ya públicamente en más de una ocasión, que no es bueno ni en los debates ni dando declaraciones. Es más elocuente actuar, comenta. Pero en esta entrevista, Enrique Peñalosa se anima a conversar largamente sobre su visión de la actual campaña a la Alcaldía y responde a los cuestionamientos alrededor de su alianza con el Partido de la U. Y aunque dice que tampoco es bueno “tirando pullas”, le lanza una que otra a su competidor más fuerte, Gustavo Petro, sobre quien asegura “no conoce bien Bogotá”. Reconoce que su otrora coequipero Antanas Mockus es “valioso, creativo e inteligente”, y anuncia que se dispone a recorrer la capital de la mano del expresidente Álvaro Uribe. Además, no se guarda elogios para otros contendores: Carlos Galán y David Luna.

¿Muchos se siguen preguntando cómo termina usted aliado con el partido que cogobernó con Samuel Moreno?

Sacar a Bogotá del hueco requiere no sólo el esfuerzo de una persona o de un solo partido, sino de todos los bogotanos, varios partidos, organizaciones sociales (...) y estoy convencido de que hay gente muy valiosa en el Partido de la U, como en otros.

¿Cómo se ha sentido haciendo campaña con la U? ¿Se ha montado en tarima con Hipólito Moreno, con Andrés Camacho, con el presidente Uribe?

Todavía no con el presidente Uribe, pero próximamente recorreré los barrios de Bogotá con él. A mí me llama la atención que Gustavo Petro ahora venga a decir que yo pudiera tener alguna relación con los involucrados en asuntos que ocurrieron en esta administración, cuando fue él quien estuvo en campaña eligiendo a Samuel Moreno y fue el candidato a la Presidencia de los Moreno. Ya les he solicitado a las directivas de los partidos que me respaldan que pidan a la Fiscalía y a las entidades de control que den sus informaciones respecto a los concejales. No puedo condenar a las personas por las acusaciones de un contradictor, pero tampoco desestimo los cuestionamientos.

¿Cómo manejaría el tema de las cuotas burocráticas que, no es un secreto, han tenido varios concejales?

Cuando fui alcalde nombré un gabinete de estrellas. Y no sólo eso: dejé como a cinco o seis directivos de primer nivel que venían de la administración Mockus. Y era tan bueno mi gabinete, que Mockus —cuando llegó después— dejó a la mitad de la gente que yo tenía. Los otros se fueron a ser ministros, cancilleres del presidente Uribe o directivos de las empresas más importantes.

¿Cómo ve la demanda del concejal Orlando Parada en contra de Petro por su presunta inhabilidad para aspirar?

Estoy en desacuerdo con tratar de inhabilitarlo. Me parece que una de las cosas buenas que han pasado en Colombia es que haya habido guerrilleros que decidieron dar la lucha dentro de la democracia. Eso no es un pasivo para Petro, sino un activo.

¿Cómo está el Partido Verde?

Maravillosamente bien y lamento que Mockus se haya ido, porque creo que hubiera podido desempeñar un papel estelar acá. Es una lástima y nosotros, que dedicamos un tiempo largo a apoyarlo con toda el alma, mantenemos todos los principios alrededor de lo que organizamos.

Pero esta ola esperanzadora que vivió Colombia ya pasó, ¿de quién es la responsabilidad?

Lo cierto es que en esa ola perdimos las elecciones. Tengo los mismos principios del año pasado, me siento tranquilo y feliz, y muy a gusto con las personas que hoy están en el Partido Verde, incluido Sergio Fajardo, así él no nos quiera mucho a veces.

¿Les hace falta Antanas Mockus?

Claro que nos hace falta.

¿Cómo se siente compitiendo con él?

Nos unimos y lo respaldamos con un entusiasmo total. Cuando perdí la consulta, podía haberme ido a mi casa a hacer mis trabajos de consultoría, no tenía ninguna necesidad de haber dedicado seis meses a trabajar 24 horas por su candidatura. Lo hice porque quería fortalecer el partido y porque estoy convencido de que él es un líder inteligente, creativo, valioso para Colombia y lo respeto. Obviamente, no tenerlo es una pérdida grande para el Partido. Después de estas elecciones las puertas siguen totalmente abiertas para él.

¿Le suena la posible alianza entre Mockus y Petro? ¿Sí tendrán coincidencias programáticas?

Si ellos dicen que las tienen, pues me imagino que sí. A mí me parece que Antanas es una persona más responsable en las decisiones que asume y que es muy valiente, además, porque asume posiciones que políticamente son difíciles, pero responsables, lo que no necesariamente es el caso de su potencial aliado. Me parece que Petro hace muchas promesas que no están bien sustentadas. Cada día va proponiendo cosas alegremente. Además, le falta mucho conocimiento de la ciudad. Por ejemplo, es asombroso que en múltiples ocasiones se haya opuesto a la construcción de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), indispensable para desembotellar a Suba y a toda Bogotá.

Pero Petro asegura que con la ALO se afectarían varios humedales...

Perfectamente se pueden hacer unos puentes muy altos para no afectar los humedales. Le pregunté el nombre de los humedales y ni siquiera sabía.

Siguiendo con el tema de las alianzas, ¿qué tan cierto es que si no se concreta la de David Luna y Carlos Galán, Luna podría terminar adhiriendo a usted?

Ojalá, pero soy respetuoso. A mí jamás se me pasaría por la mente sugerirle a David Luna que me apoye. Somos amigos y a mí sinceramente me gustan mucho los candidatos Carlos Fernando Galán y David Luna. Creo que son preparados, tienen energía, carácter, y si ellos fueran alcaldes estaría más que feliz de colaborarles.

¿Gina Parody no tiene energía ni carácter?

Es distinta, debe tener muchas cualidades, pero por cosas del corazón no me siento tan cercano.

En el Partido Conservador también se ha hablado mucho de aliarse con usted, ¿cómo va eso?

Se habló en el pasado. Fui allá, me invitaron, hablamos. Respeto mucho a los conservadores y a su candidato. Pero no estoy dedicando el tiempo al tema de alianzas.

Dicen que son las que van a definir esto...

Eso de la politología, de las alianzas, de las encuestas, les gusta mucho a los periodistas. No estoy en eso.

¿La eventual alianza Mockus-Petro cambiaría el panorama?

Seguramente le ayudaría a Petro, pero los ciudadanos en Bogotá son muy independientes. Si mañana decidiera que me retiro y que voy a apoyar a un candidato, eso no significa que lo que diga los ciudadanos lo hagan.

¿Esa tesis no aplica también para el apoyo de Uribe a usted?

Así es. Es marginal lo que eso genera.

¿Quién va a ser su secretario de Gobierno?

Tengo varios en mente, pero lo que sí tengo claro es que la Secretaría de Gobierno la dividiremos en dos: vamos a crear la Secretaría de Seguridad.

¿Más Transmilenio, metro o los dos?

Ambas cosas, en ninguna ciudad del mundo, en desarrollo, el metro moviliza más del 10% de la población, entonces con o sin metro la mayor parte del transporte masivo en Bogotá seguirá siendo un sistema basado en buses.

Si no fuera candidato, ¿por quién votaría?

Por Galán, por Luna o por Mockus.

¿Le preocupan las encuestas?

Por supuesto que sí. Trasnochan, alegran, deprimen (...) es terrible el cuento, sobre todo porque siempre que dicen que voy a perder, he perdido.

Aurelio Suárez: ‘Valioso e inteligente’

Aurelio Suárez criticó los contratos de los operadores de Transmilenio que usted firmó y dijo que se trataba de los más inequitativos en la historia del Distrito. ¿Qué le responde?

Obviamente que sería maravilloso mejorar esos contratos, pero es curioso que otras administraciones posteriores continuaron con los mismos contratos, como la de Mockus y la del partido de Aurelio, que los renovó.

¿Cómo ve al Polo en la campaña?

A mí Aurelio Suárez me parece un candidato muy valioso, muy inteligente. Conoce las cifras, es un líder valioso, una persona con la que a mí me gustaría conversar después de que pase la campaña.

¿Qué de bueno deja el Polo?

Hay algunas áreas donde hubo funcionarios muy valiosos, por ejemplo en Planeación Distrital estuvo María Camila Uribe y en Hacienda estuvieron Juan Ricardo Ortega y Beatriz Arbeláez. En general, más allá de los desastres de la corrupción, desde la perspectiva del manejo del catastro, la ciudad ha sido administrada muy bien.