"Nuestra actitud no es anti-Petro"

El titular del ente de control defiende sus acciones y dice que el alcalde le ha mentido a la ciudad en temas como el contrato de TM por la 7ª.

Ricardo Cañón, el personero distrital.  / David Campuzano
Ricardo Cañón, el personero distrital. / David Campuzano

Tensión. Ese es el efecto que Ricardo Cañón, personero de Bogotá, produce en la administración de Gustavo Petro. Quienes lo critican dicen que las sanciones disciplinarias contra funcionarios del Distrito emitidas por el organismo de control que dirige son políticas y parcializadas. En cambio, quienes lo apoyan consideran que gracias a él la ciudad ha conocido los desaciertos de Petro en el manejo de temas prioritarios para la capital.

Dos hechos producidos en las ultimas semanas tienen al rojo las relaciones entre estos dos poderes. El primero está relacionado con la destitución e inhabilidad por 10 meses proferidas por el ente de control contra Augusto Ocampo, director de Asuntos Disciplinarios del Distrito, luego de que publicó en su cuenta de Twitter “afirmaciones injuriosas y calumniosas en contra de periodistas y de Adriana Córdoba, veedora distrital”.

El segundo fue el escándalo provocado por un aliado de Petro, Daniel Prado Albarracín, que hasta hace 10 días fue su abogado ante la Procuraduría en la investigación por el nuevo esquema de aseo en la capital.

Prado Albarracín, que además representa ante la Fiscalía al IDU como víctima del carrusel de la contratación, cuestionó el accionar de Cañón cuando éste se desempeñó como personero delegado, relacionándolo con el escándalo de corrupción. En medios de comunicación le pidió que, “como personero delegado que fue en ese entonces, cuente cuáles fueron las actividades que desarrolló con miembros del carrusel”.

En entrevista con El Espectador, Cañón hace un balance de su primer año en el cargo, le advierte al alcalde que seguirá haciendo control a su administración y lo reta a que reconozca que ha mentido dando partes positivos frente a temas como el futuro inmediato de Transmilenio.

Dicen que usted ha emprendido una cacería de brujas contra los funcionarios de Petro...

Respeto de manera absoluta esta administración, pero esta nueva Personería no renunciará a la competencia que tiene, aunque eso cree incomodidades. Nuestra actitud no es anti-Petro, lo que pasa es que esta entidad era antes como un carro de bajo uso: aquí no se gastaba gasolina ni se hacía mantenimiento.

¿Qué quiere decir?

En la anterior Personería (2008 - 2011) se abrieron 1.700 indagaciones preliminares. Nosotros llevamos 3.000 en un año. En el caso de investigaciones disciplinarias, en cuatro años se iniciaron 1.943 procesos, y en la nuestra van 559. En fallos sancionatorios, la pasada tuvo 146 y la actual lleva 129. Las investigaciones a altos funcionarios fueron 145 en la anterior administración, y ahora llevamos 263.

Pero algunos afirman que sus decisiones son políticas...

Eso es una calumnia. Aquí la cosa no es sancionar por sancionar o absolver porque sí, sino ser justos. También es una calumnia que yo no sanciono a concejales. No los puedo investigar porque el cabildo me elige; sería ilógico. A ellos y al alcalde los investiga la Procuraduría. Lo que sí es incoherente es que la administración pretenda establecer el presupuesto de la Personería si ésta los controla.

¿Por qué pidió a Canal Capital que rectificara la publicación de una nota en donde Daniel Prado, abogado de Petro, lo vincula a usted con el carrusel?

Eso fue un vil montaje, una bellaquería avisada días antes por Blu Radio a través de un trino: “Fiscalía obtuvo información de funcionarios de la Alcaldía que han intentado involucrar a Ricardo Cañón en el carrusel de la contratación”.

Después me llamó un periodista de Canal Capital a pedirme una entrevista sobre la información publicada por la revista Semana. Ese mismo día volvió a llamarme y dijo que se le había dañado la grabación. Esa vez me preguntó sobre mis supuestos vínculos con el carrusel. Luego, en la nota apareció un banner que decía: “Ricardo Cañón, personero distrital, estaría involucrado al carrusel de la contratación”, y se mantuvo incluso cuando desmentí esa acusación.

¿Qué acciones jurídicas va a tomar frente a las acusaciones hechas por Prado?

Estoy estudiándolas. También le pedí a la Fiscalía que certificara que ni he sido ni hago parte de una investigación por ese o ningún otro tema.

¿Cree que Petro tuvo que ver con esta acusación?

El alcalde tiene actitudes perversas. Reconozco que él como senador destapó gran parte de ese desfalco, pero no puede esconder los desaciertos de su administración con que los órganos de control que lo persiguen no hicieron nada por el carrusel. Lo que no dice el alcalde es que no le ha jugado limpio a la ciudad y le ha mentido.

¿A qué se refiere?

A que se pronuncie con la verdad respecto a ciertos temas. Por ejemplo, sale a decir que ya hay un acuerdo con los operadores de Transmilenio fases I y II. Pero no existe ningún acuerdo firmado por él mismo con estos privados. Y él sabe que en enero saldrían 500 buses.
Otro tema es que, según el alcalde, el contrato de Transmilenio por la carrera 7ª ya había sido liquidado, pero es mentira, no está liquidado y esto frena el impulso de proyectos de APP para el metro ligero.

[email protected]

Temas relacionados