¿Nueva emergencia sanitaria en Doña Juana?

La reaparición de moscas en los barrios cercanos y la presencia de grietas dentro del relleno tienen en alerta a la comunidad por un posible nuevo deslizamiento.

Juan Zarama

Este mes se cumplen 20 años del deslizamiento de Doña Juana, que taponó el cauce del río Tunjuelito y causó una grave emergencia ambiental en el sur de la ciudad. A pesar de que han cambiado los operadores y se han tomado medidas para evitar una nueva tragedia, el miedo a un nuevo alud de similares condiciones tiene preocupados a los habitantes de los más de seis barrios que rodean el relleno.

La última semana las personas que viven cerca a Doña Juana han vuelto a denunciar la presencia de masiva de moscas en sus casas. De acuerdo con Samuel Aya, líder de la comunidad de Mochuelo, “es preocupante para nosotros, como vecinos, el tema del deslizamiento, así como también el problema tan gigante que hay de moscas. El tema se controló solamente la semana que las personas hicieron el paro”.

Además, se han conocido videos por redes sociales en los que se ve como han aparecido grietas dentro del relleno, que según el líder comunal, el operador ha intentado ocultar y tapar poniendo más basura encima.

Según el concejal Manuel Sarmiento (Polo), el pasado viernes aparecieron nuevas grietas de una gran profundidad, versión corroborada por Noticias RCN, que publicó imágenes en las que se evidencia la apertura de la tierra en el sector nororiental del relleno sanitario.

Frente al tema también se ha pronunciado el representante a la Cámara Inti Asprilla, quien solicitó al alcalde Enrique Peñalosa declarar la emergencia, para de paso tomar las medidas necesarias para controlar las plagas y un posible nuevo derrumbe del botadero. "En países latinoamericanos, como en México, ya están empezando a construir plantas de tratamiento de basuras para evitar estos riesgos que son inhumanos y que demuestran una clara discriminación ambiental contra los habitantes del sur de la ciudad", dijo el congresista.

Por su parte la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) ha asegurado que están adoptando todas las medidas necesarias para garantizar el funcionamiento y evitar deslizamientos en el relleno. Cabe recordar, que recientemente la entidad multó al operador Centro de Gerenciamiento de Residuos -CGR- con una sanción de 150 salarios mínimos por "no cumplir con la construcción de las chimeneas pactadas en el contrato, aumentando así los riesgos de estabilidad del terreno del Relleno y la explotación del Biogas que se deriva de la gestión y operación de la concesión", dicta la decisión.

Además, la Contraloría abrió una investigación contra los mismos administradores del botadero por el detrimento patrimonial de $4.100 millones que fueron entregados para optimizar el tratamiento de la planta de lixiviados. Y adicionalmente, se abrió una investigación contra 19 funcionarios de la Uaesp, desde la administración de Samuel Moreno, así como al representante legal del Consocio CGR Doña Juana, porque no habrían tomado las medidas necesarias para manejar la crisis.