Nueva fuga masiva en URI de Bogotá

En la unidad de Puente Aranda se presentó, en la madrugada de este lunes, el motín del que resultaron tres guardias heridos y 14 reclusos fugados.

Personería de Bogotá

Por segunda vez en menos de una semana se presentó en la ciudad una fuga de presos. Esta vez, 14 retenidos de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Puente Aranda huyeron, en la madrugada de este lunes, tras organizar un motín en el que resultaron heridos tres policías. (Lea: Al menos 21 detenidos lograron fugarse de una URI en el sur de Bogotá)

Según informaron las autoridades, tras el motín, parte de los retenidos huyeron por el techo y algunos cayeron por uno de los tejados al romper el tejado. Otros resultaron heridos al intentar salir entre las barricadas, quienes lo lograron rompieron el vallado de seguridad. (Lea también: Alertan por condiciones “casi infrahumanas” de 639 retenidos en estaciones y URI de Bogotá)

Tras el hecho, las autoridades buscan a los prófugos en las zonas aledañas y en el San Andresito de la 38. De los 14 presos que huyeron, diez están sindicados por homicidio y hurto agravado. 

No es el primer caso que se presenta. En la madrugada del viernes pasado una fuga similar se dio en la URI de Molinos, en el sur de la ciudad. Al menos 25 presos huyeron del lugar ante un descuido de los guardias encargados de la seguridad del lugar. 

Mientras que en la URI de Puente Aranda, en mayo pasado, al menos 100 detenidos provocaron una revuelta de la que resultaron heridas tres personas y en la que exigían mejores condicones, debido al hacinamiento en el lugar. 

Las dos fugas de los últimos cinco días cinciden con un informe de la Personería Distrital con el que lanza una alerta por las condiciones "casi infrahumanas" en las que permanecen alrededor de 639 personas que permanecen detenidas en las estaciones de Policía y Unidades de Reacción Inmediatas (URI).

El ente de control evidenció que la mayoría de los detenidos se encuentran hacinados; en condiciones higiénicas y sanitarias deplorables; sin baños ni alimentos; sin atención médica oportuna; sin ventilación e iluminación óptima; sin extintores y con escasa señalización. Adicional a esto, hombres y mujeres duermen en el piso y, alerta el organismo, hay problemas en materia de infraestructura.