¿Nueva modalidad de atracos a vehículos en Bogotá?

Un extraño caso se presentó en la ciudad pero las autoridades no tienen ninguna denuncia al respecto.

Archivo

El Espectador conoció dos denuncias ciudadanas de un extraño caso que se presentó en la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de la ciudad, un kilómetro antes del Hospital de Meissen, ubicado en la carrera 18B # 60G – 36 sur, sobre la avenida Boyacá en sentido sur – norte.

De acuerdo con información suministrada por los denunciantes, el hecho se registró el pasado domingo 3 de mayo a las 5:50 p.m. cuando ingresaban a Bogotá luego de pasar un fin de semana festivo en Villavicencio.

Nicolás Pulido en diálogo con El Espectador detalló el miedo que sintió él y su familia por un hecho que aún no se explican, pero que presumen se intentaba de un atraco masivo a varios vehículos que se movilizaban por esa vía.

Según Nicolás, eran casi las 6 p.m., él manejaba su camioneta Audi Q3 cuando de pronto vio una larga fila de carros y a los costados de la vía gran cantidad de hombres encapuchados, armados con palos y piedras. En ese momento pensó que se trataba de alguna manifestación.

Cuando pudo avanzar más se dio cuenta que los hombres habían cerrado la vía con llantas y palos. Su vehículo se encontraba dos carros atrás de la improvisada barricada y se percató que a una camioneta que estaba de primero en la fila los hombres se le abalanzaron atacándola de manera indiscriminada con palos.

“El conductor de esa camioneta al ver la situación pasó por encima de las llantas mientras estos tipos le pegaban palazos impresionantes al carro. Un vehículo pequeño que iba detrás aprovechó que se abrió pasó y arrancó rápidamente para evitar a los hombres. Yo seguía después y ellos intentaron rápidamente volver a cerrar la vía, pero como yo también iba en camioneta pues no pensaba frenar”, cuenta.

Nicolás dice que los hombres rodearon la camioneta y algunos se le montaron en el capó. Él aceleró y los presuntos agresores no tuvieron otra opción que quitarse de inmediato, pues de lo contrario habrían sido atropellados. 

Fabiola Molina también denunció la situación, ella iba en una camioneta Audi Q5 y aunque no iba conduciendo asegura que nunca había sentido tanto miedo por la furia con la que se veían esos hombres.

“Nosotros llamamos a un amigo policía para contarle lo que estaba pasando pero nos dijo que por falta de efectivos no podían acudir al lugar porque a ellos también los robaban”.

El Espectador habló con el comandante de la Policía de Ciudad Bolívar, coronel Livio Castillo, para conocer qué registros de denuncias tenían de ese día por aquel hecho pero aseguró que las autoridades no cuentan con ningún tipo de notificación al respecto.

También dijo que le parece muy extraño el caso porque esa zona, un domingo y a esa hora y más cuando hay plan retorno es bien concurrida y que un hecho de esa magnitud no habría pasado desapercibido. Así mismo, indicó que denuncias similares de otros días tampoco han sido registradas ni por los habitantes de la zona, ni por otros ciudadanos.

Sin embargo, en diálogo con El Espectador, el comandante de la Policía en Usme, coronel Jamer Ocampo, aseguró: “acá conocimos un caso de unas personas que les sucedió, solo que viven acá en la localidad y cuando llegaron nos informaron, por cuanto el caso se les entregó a los de allá”.

Ese día, el capitán Andrés Botero, jefe de seguridad de una empresa privada, aseguró que se comunicó con el E100 (central de comunicaciones de la policía) en donde le informaron que ya habían recibido denuncias de ese caso y que se trataba de un 904, es decir hurto.  Las autoridades indicaron que el reporte había sido recibido por la línea 123.

Mauricio Sánchez también le contó a El Espectador que esta situación no es nueva en la entrada a la ciudad para la gente que viene del Llano. “Hace unos días dos de mis compañeros de trabajo llegaban a Bogotá hacia las 7:00 ó 7:30 p.m. un día entre semana. A la altura del primer semáforo de entrada a la ciudad les tocó para porque estaba en rojo y de un momento la llanta del carro en el que se transportaban se pinchó. No se quisieron bajar del vehículo y más adelante cuando lograron parar encontraron dentro del neumático un tubo de metal perfectamente cortado con punta de flecha de unos 5 centímetros aproximadamente”.

[email protected]