La senadora Claudia López explica en El Espectador los siete mandatos de la consulta y qué se necesita para que sea de cumplimiento obligatorio para el Estado.

hace 1 mes

Nuevas rutas del SITP perjudican a quienes viven en zonas periféricas de Bogotá: Personería

El ente de control se refirió a los líos con los transbordos en los buses del sistema, provocados por las demoras de las rutas y la difícil movilidad en la ciudad.

Innumerables quejas recibió la Personería de Bogotá por el desmonte y puesta en operación de las rutas del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), principalmente en las zonas periféricas de la ciudad. En consecuencia, el ente de control decidió hacer un estudio, basado en mediciones y verificaciones de campo, teniendo en cuenta que ya existen casi 300 rutas en operación.

El estudio fue hecho especialmente en las nuevas rutas del sistema, que sustituyeron los buses del transporte público tradicional. Las conclusiones: la implementación del SITP ha hecho que los usuarios paguen más, hagan más transbordos y se demoren más tiempo en llegar a su lugar de destino.

TransMilenio, que está a cargo de la operación del SITP, asegura que han ido desapareciendo las rutas largas del sistema tradicional, y han sido reemplazadas con rutas más cortas. El SITP establece un lapso de tiempo de 75 minutos entre tomar un bus del sistema y pasarse a otro sin tener un cobro adicional del pasaje; sin embargo, según la Personería, en más del 80% de las rutas ese espacio de tiempo es insuficiente y no alcanza para que el usuario realice el transbordo. Las estimaciones de la entidad establecen que la mayoría de usuarios sobrepasan entre 5 y 20 minutos el límite de tiempo fijado.

Este aspecto, sumado a la demora en la frecuencia del paso de las nuevas rutas y las congestiones propias de Bogotá, hace que muchas veces ese tiempo sea ampliamente superado, obligando al usuario a hacer un doble pago para realizar su transbordo.

La denuncia de la Personería Distrital se suma al informe de la Contraloría de Bogotá, presentado por dicha entidad luego de una auditoría hecha para el periodo 2012-2015, con la que logró detallar 17 hallazgos administrativos, de los cuales 16 tendrían una posible incidencia disciplinaria y cuatro serían posibles detrimentos patrimoniales. En este informe, la Contraloría incluyó temas como tarifas, proceso de implementación, capacitación a usuarios, integración con las demás tarjetas del sistema, patio, concesionarios y reorganización del transporte público.

Según el Reporte Anual de Movilidad 2014, publicado gracias a un trabajo conjunto entre la Universidad de Los Andes y la Cámara de Comercio de Bogotá, el sistema de transporte público de Bogotá comprende una serie de rutas que superan los 40 millones de abordajes al mes. Además, indica el informe, es un sistema que muchos usuarios utilizan obligados, pues aproximadamente el 38,2% de los ciudadanos no tiene opción diferente de transporte. La Personería de Bogotá manifestó su malestar porque sea la población que reside en zonas periféricas de la ciudad la más afectada por estas situaciones.

‘‘No sólo son los de menores ingresos sino que han tenido que adaptarse a un sistema que les obliga a pagar dos o más pasajes por trayecto, cuando antes sólo pagaban uno, lo cual golpea directamente su presupuesto familiar’’, concluye la entidad.