Nueve de cada 10 bogotanos tienen mercurio y plomo en su organismo

Un estudio realizado en 400 personas de entre 3 y 91 años demostró que existe alta concentración de estos elementos en la orina, sangre y cabello.

Cortesía Unimedios

El estudio “Prevalencia de mercurio y plomo en población general de Bogotá 2012/2013”, determinó, a través del uso de biomarcadores para metales pesados, que más del 90% presenta algún nivel de mercurio y plomo en estos tejidos de su organismo, es decir, están contaminados.

El profesor Luis Jorge Hernández, PhD de Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia y docente de la Universidad de los Andes explica que una cosa es la contaminación y otra la intoxicación.

“La contaminación es tener la sustancia en el cuerpo. En este caso encontramos una prevalencia mayor al 90%, es decir, 9 de cada 10 personas tienen mercurio y plomo en su organismo”, afirma.

La prevalencia de contaminación por mercurio en cabello fue del 98,7%, en sangre del 80,8% y en orina del 40,6%. En cuanto al plomo en sangre la prevalencia fue del 93,9%.
Tres de las personas del estudio presentaron concentraciones de mercurio superiores a los valores de referencia del Instituto Nacional de Salud (INS), este número asciende a 31 (12,6%) cuando se compara con los valores de la Organización Mundial de la Salud (OMS); mientras que para plomo tres individuos registraron concentraciones en sangre superiores a las recomendadas por el INS y la OMS.

Los valores de referencia de ambas organizaciones son, en el caso del mercurio, 20% para orina, 10% para sangre, 2% para cabello; y para plomo es del 5%.

Dicha situación resulta preocupante si se tiene en cuenta que la concentración de metales pesados en el organismo puede afectar el sistema nervioso y producir trastornos psicológicos, temblores y parálisis. En los niños puede afectar su aprendizaje y provocar problemas de peso y talla.

Hernández señala que, además de ser tóxicos, los metales pesados tienen efectos acumulativos en el organismo, lo que se conoce como bioacumulación. “Uno de los aspectos que vimos en el trabajo es que las personas de más edad tienden a tener mayor concentración de plomo y mercurio en el organismo”.

Según el investigador, existen varias fuentes de emisión de mercurio, dentro de las que se encuentra el consumo de pescado, el cual está influyendo gravemente en este tema, pues las personas que más consumen este tipo de carne tienen mayores riesgos de presentar algún índice de contaminación.

Los peces también se contaminan y cuando las personas los ingieren, esta contaminación se transmite; algo que sucede de igual forma en otros países.

“En Colombia hemos identificado que el consumo más alto de pescado se encuentra en los estratos 3, 4 y 5 y en esta población hay más contaminación por mercurio”, asegura el experto, quien además recuerda que este trabajo fue realizado conjuntamente con la autoridad sanitaria de la capital colombiana.

Dentro de las recomendaciones surgidas a partir del estudio, se encuentran: reforzar el monitoreo de carne de pescado, así como el de metales pesados y realizar vigilancias continuas, especialmente en el ámbito de la reglamentación.

Por otra parte, entre el 2009 y el 2011 La Secretaría Distrital de Salud encontró mercurio de forma intermitente en acueductos veredales de las localidades de Ciudad Bolívar y Usme.

A partir de estos hallazgos surge la necesidad de identificar si se trata de una problemática de la zona o si estos niveles son normales comparados con la población general de Bogotá.
 

 

Temas relacionados
últimas noticias

Las apuestas del Distrito en el plano social