'Nuevo esquema de aseo permitirá inclusión de 22.000 recicladores': Distrito

La Administración espera impulsar la formalización y crecimiento de las asociaciones a las que pertenecen recicladores, quienes también recibirán capacitaciones.

/ Archivo - El Espectador

Tras el inicio del proceso para cambiar el esquema de aseo en Bogotá –que implica el desmonte gradual del modelo que implantó el exalcalde Gustavo Petro– la Administración Distrital manifestó este miércoles que al menos 22.000 recicladores harán parte del nuevo esquema.

Tal como está ideado el nuevo modelo, ya no será el Distrito el encargado de pagarles directamente a los recicladores por la prestación del servicio, sino que serán los usuarios –vía factura y por medio de los operadores– quienes cancelarán por su oficio. (Lea: Comienza proceso para cambiar el esquema de aseo en Bogotá )

Según argumentó el Distrito, el modelo garantiza la permanencia, formalización y crecimiento de las asociaciones a las que pertenecen los recicladores, quienes también recibirán capacitación y asesoramiento en aspectos administrativos, técnicos y operativos para el manejo de los residuos aprovechables.

“Bajo el nuevo esquema se obliga a los operadores del servicio de aseo a que garanticen a los recicladores de oficio el acceso cierto y seguro al material aprovechable. A la vez que aportará los mecanismos necesarios para que crezcan como empresarios y mejoren su calidad y la de sus familias”, explicó la Administración.

En este sentido, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) asesorará y acompañará a las asociaciones de recicladores para que se formalicen ante la Superintendencia de Servicios Públicos, entidad que se encargará de legalizar los cobros por la recolección y aprovechamiento de los residuos.

“Atendiendo las denuncias hechas por los propios recicladores, se están decantando las bases de datos pues aparecen muchas personas que no son recicladores cobrando sumas por pesajes. Una auditoría interna permitió establecer que en el listado aparecen amas de casa, profesores, obreros y vigilantes, entre otros, cobrando pesajes irregulares. De hecho, los cobros se dispararon de $8.000 millones en 2012 a $39.000 millones en 2014, lo que hace parte de esta misma investigación”, denunció el Distrito.

Tal auditoría permitió establecer además que 20 recicladores aparecen cobrando entre $4 y $5 millones mensuales, lo que equivale a recolectar unas 44 toneladas, una cifra exagerada para una sola persona. Adicionalmente, se identificó a una ‘líder’ que según el Distrito, se inventó que la Administración les iba a dar carros a todos los recicladores y les está pidiendo tres millones de pesos para adelantar dicho trámite.

“La idea es que con estas nuevas medidas y acompañamientos se les brinde protección adicional a los recicladores que por su condición vienen siendo víctimas de toda clase de timadores”, puntualizó la Administración.

¿Cómo será el proceso para cambiar el esquema de aseo en Bogotá?

El proceso, tal como está previsto por parte de la UAESP, inició con la presentación del nuevo esquema a la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), a fin de que este organismo emita un concepto sobre el modelo.

Una vez haya un juicio sobre la propuesta, en septiembre próximo –según los tiempos de la Alcaldía– se abriría la licitación (a la que pueden presentarse empresas tanto públicas como privadas) para adjudicar el servicio de recolección de basuras. En este contexto, Aguas de Bogotá, que depende del Acueducto y presta el servicio en el 52% de la ciudad, no queda, de entrada, por fuera del proceso, pero la Alcaldía ha dado muestras de que no quiere que continúe por su difícil situación financiera.

Surtida la etapa de licitación, que ascenderá a los $5 billones, la adjudicación de los contratos sería en diciembre y en firme, el nuevo esquema comenzaría a regir en febrero de 2017.

Una de las novedades del nuevo modelo es la división de la ciudad en cinco zonas o Áreas de Servicio Exclusivo, donde entrarían a operar los nuevos operadores. Precisamente, la localidad de Sumapaz sería una de estas zonas, que por primera vez contaría con un esquema de recolección de basuras.

Con el nuevo modelo, la Administración Distrital, en cabeza de la UAESP, podrá exigirles a los prestadores del servicio otras obligaciones como limpieza y pintura de postes, paredes, puentes y estructuras, entre otros, para garantizar el embellecimiento de la ciudad. Adicionalmente, se buscará evitar la permanencia de residuos en las calles, garantizar las frecuencias en las rutas de recolección y el área limpia en toda la ciudad.

Temas relacionados