Nuevo round en el Concejo de Bogotá por impuesto predial y cupo de endeudamiento

En sesiones extras discutirán dos propuestas del Alcalde: cambiar el cobro del predial para que en este sólo influya el avalúo de las casas y no el estrato y autorizarle que endeude al Distrito en $5 billones para invertir, sobre todo, en vías y troncales de Transmilenio.

Las protestas ciudadanas por los incrementos en el predial han sido constantes en los últimos tiempos. En la imagen, una manifestación de 2015. Archivo
Las protestas ciudadanas por los incrementos en el predial han sido constantes en los últimos tiempos. En la imagen, una manifestación de 2015. Archivo

Vuelve y juega el predial. El alcalde Enrique Peñalosa le apostará a modificar ese impuesto, que en los últimos años ha llevado a los ciudadanos a quejarse a las calles. Así genera una oportunidad de ganar puntos entre una opinión pública que hasta ahora lo ha vapuleado en las encuestas, pero sólo lo logrará si, como pretende, hace más justo el cobro.

El Concejo comienza a discutir mañana, en sesiones extras, la propuesta, que en líneas gruesas se sustenta en tres pilares: primero, ponerle techo al incremento anual y dejarlo, máximo, en 20 %; segundo, que el pago pueda hacerse por cuotas; tercero, que el cobro a los propietarios de los predios tenga como base el avalúo catastral, y no el estrato. La lógica de este punto es que, por ejemplo, quienes tengan las casas más valiosas paguen más y quienes tengan las más baratas paguen menos, sin importar el sector de la ciudad donde estén ubicadas.

La secretaria de Hacienda, Beatriz Arbeláez, ha explicado que, al margen de lo anterior, el cambio también implica que los propietarios de predios en estratos bajos, avaluados hasta en $74 millones, vean reducido el cobro debido a un cambio adicional en el cálculo, que le apunta a beneficiar a quienes devengan menores ingresos.

La concejal liberal María Victoria Vargas considera que, de entrada, es positivo que se desligue el cobro del estrato. Insiste, sin embargo, en una propuesta que viene promoviendo desde hace un tiempo: que el avalúo de los predios no crezca al ritmo del mercado inmobiliario, pues eso genera inestabilidad e incrementos en la tarifa, algo que ha golpeado fuertemente el bolsillo de los ciudadanos.

Desde la izquierda, el excandidato a la Alcaldía Aurelio Suárez (Polo Democrático) ha dicho que protestas como las del año pasado, cuando grupos de ciudadanos se volcaron a las calles después de recibir sus facturas, tenían como trasfondo que “a las clases populares y medias, inmersas en una especulación inmobiliaria que no les atañe, les cayó un impuesto predial afectado por un avalúo mayor y unas tarifas más altas”.

Créditos para vías

La Secretaría de Hacienda considera que, de aprobarse la modificación al cobro del predial, se garantizarán en buena medida los recursos que necesita la ciudad para la inversión en obras. Pero Peñalosa ya dejó claro en su Plan de Desarrollo que para cumplir su ambicioso plan de infraestructura recurrirá a recursos extraordinarios, como $5 billones de crédito.

Corresponden a $2,6 billones que pretende gestionar y a $2,4 billones que hacían parte del cupo de endeudamiento que el anterior Concejo le aprobó a Petro, pero este no ejecutó.

La propuesta es invertir $78 de cada $100 en infraestructura vial: troncales de Transmilenio, intervención en vías, cubrir obras de valorización que serán más costosas de lo inicialmente planeado y complementar, con $800.000 millones, la primera línea del metro. Los otros frentes serán infraestructura educativa, de seguridad (cámaras de vigilancia) y hospitalaria.

El Concejo revivirá un debate similar al de hace tres años, cuando le aprobó a Gustavo Petro un cupo de $3,8 billones. Y la cuestión no es tanto si Bogotá está en capacidad de endeudarse, pues los indicadores financieros son buenos. El debate, de acuerdo con la concejal Vargas, girará en torno al destino del dinero y si la Administración lo sustenta con suficiencia.

Aunque parece previsible que la mayoritaria coalición de gobierno empuje ambos proyectos hasta sacarlos adelante, también es cierto que, por peñalosistas que sean esos concejales, ya han dado muestras de que tienen capacidad de negociación con el gobierno para incluir su punto de vista en iniciativas que les ha presentado el Alcalde.

El final del primer tiempo

Sacar adelante estos dos proyectos significaría que Peñalosa, después del Plan de Desarrollo, consolidaría en buena parte la base económica de su ambicioso plan de obras en menos de un año de gobierno. El Concejo, con el que mantiene buenas relaciones, ha sido clave para ello, y de esa empatía mutua dependerá lo que falta, que es igual de importante.

El cabildo también deberá aprobar los recursos para financiar las Alianzas Público Privadas ($13 billones), aunque eso será a mediano plazo. Este año, por lo pronto, queda pendiente la discusión del presupuesto del 2017, cuando el Alcalde espera invertir $15,8 billones. Y a comienzos del año entrante se espera que presente la propuesta para modificar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que presagia un agudo debate.