Nuevo secretario de Gobierno de Bogotá: a consolidar el apoyo a Peñalosa en el Concejo

Tras la renuncia de Miguel Uribe asumió como encargado Juan Miguel Durán. Aunque los cabildantes destacan su perfil gerencial y administrativo, hay dudas frente a su capacidad de maniobrar y convencer a nivel político. Encarará discusiones tan complejas como la aprobación del presupuesto, el POT y valorización.

El nuevo secretario de Gobierno (derecha) se desempeñó como superintendente de Puertos y Transporte. Intentó ser concejal por Cambio Radical y es cercano a Simón Gaviria, hijo del expresidente César Gaviria. Alcaldía de Bogotá.

El secretario de Gobierno de Bogotá no es solo el encargado de orientar y liderar las políticas públicas encaminadas a la gobernabilidad y la sana convivencia en la ciudad. En sus manos está también el reto de manejar las relaciones políticas con el Concejo, generar consensos, sumar apoyos a las iniciativas del Distrito, convencer a las diferentes bancadas y capotear a la oposición.

>>>Lea: Renuncia Miguel Uribe, secretario de Gobierno de Bogotá

Se trata de habilidades de las que –por su experiencia como concejal y presidente del Cabildo– gozaba el saliente secretario Miguel Uribe, que ahora emprendió la tarea de defender el legado de Enrique Peñalosa y buscar la Alcaldía de Bogotá en las elecciones de octubre del otro año. En reemplazo de Uribe Turbay –eso sí, en calidad de encargado– asume Juan Miguel Durán, actual secretario de Desarrollo Económico, quien encarará retos como sacar adelante el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), el proyecto de valorización (que ya hundió una vez el Concejo) o el presupuesto de 2019. ¿Qué opinan los concejales de su nombramiento? ¿Confían en que logrará generar los consensos necesarios para proyectos de tal calibre?

Aunque la mayoría de los cabildantes consultados por El Espectador coincidieron en que Durán es un funcionario que conoce bien la administración pública –entre otras, fue superintendente de Transporte– y goza de una buena imagen al interior de la corporación, no dejan de lado que el reto que tiene al frente no es de poca monta y que la coyuntura en la que asume no es la mejor: resta justo un año de gobierno y los concejales (muchos de los cuales buscarán su reelección) no se atreverán a apoyar decisiones impopulares que los ciudadanos podrían terminar cobrándoles en las urnas.

Según Jorge Torres (Alianza Verde), un aspecto que juega a favor de Miguel Durán es que, aunque no tiene recorrido político –con todo y que ya aspiró una vez al mismo Concejo– sí goza de amplia experiencia administrativa, “algo que no tenía Miguel Uribe”. Muestra de ello son los resultados conseguidos al interior de la Secretaría de Desarrollo Económico, que ha tomado un rumbo más gerencial y de gestión bajo su batuta.

“Durán como secretario se ha desempeñado bien y aunque maneja un presupuesto reducido, tuvo retos importantes frente al desarrollo de la ciudad. Para este cargo se debe tener la calidez humana para sortear situaciones tensas y difíciles, y creo que Durán la tiene”, sostuvo Torres,

Sin embargo, critica que haya quedado en condición de encargado y no haya asumido en propiedad, un factor que, para Torres, le resta no solo credibilidad, sino poder de convencimiento. “Esa condición le quita algo de gobernabilidad, pues lo van a ver como un secretario temporal que podría terminar ganando confianza solo al final de la administración”.

A su turno, la concejal Gloria Elsy Díaz (Partido Conservador), aunque se muestra confiada de las capacidades y el buen desempeño que puede llegar a tener el nuevo secretario, advierte que tendrá que sortear con un año electoral, en el que cada cabildante está tras la consecución de sus propios intereses.

“Es un hombre que recorre la ciudad, que tiene conocimiento y aquí en el Concejo su designación ha sido muy bien recibida. Juega a su favor que no es un extraterrestre para nosotros, sino una persona que ha venido teniendo contacto desde su papel como secretario de Desarrollo Económico. No obstante, lo que hay que revisar es la coyuntura en la que estamos: somos actores políticos, se avecinan nuevos retos en nuestra agenda personal y esperamos que eso coincida con el bienestar de la ciudad”, señaló Díaz.

Para concejales como Rubén Torrado (Partido de La U) o Roberto Hinestrosa (Cambio Radical) –ambas colectividades pertenecientes a la bancada de gobierno– aunque no se puede dejar de lado que de la mano de Miguel Uribe el Distrito logró la aprobación de la mayoría de sus iniciativas (algunas tan impopulares como la venta de la ETB), el recorrido y la experiencia de Miguel Durán aseguran también que podrá generar consensos y estrechar aún más la relación entre administración y Concejo.

“El trabajo de Miguel Uribe fue muy bueno, pues es un gran conocedor del Concejo y de sus dinámicas. Ahora, Durán tiene buenas intenciones y está bien estructurado, pero no se puede comparar uno con el otro. Hay que darle la oportunidad al nuevo secretario que se desenvuelva. Este último año es trascendental, por lo que esperamos que tenga la capacidad y habilidad para darle curso a las iniciativas de la administración”, dijo Hinestrosa, mientras que Torrado destacó el talante de Durán y sostuvo que el Concejo será el escenario para demostrar esa habilidad: “Tomó la Secretaría de Desarrollo Económico en un momento crítico y consiguió inyectarle bastante dinamismo. Tiene la talla para saber manejar los temas políticos y muchos concejales están contentos con la decisión”.

Al interior de las otras bancadas de gobierno, como el Partido Liberal o el Centro Democrático, también hay consenso frente a su nombramiento. Para María Victoria Vargas, su designación es “un acierto del Distrito”, mientras que, para Diego Molano, “se trata de un funcionario público ejemplar, con gran poder de ejecución y capacidad de concertación”. Rolando González, de Cambio Radical, también celebra su mesura, una condición que considera necesaria para manejar las relaciones políticas de la administración.

En donde no cayó bien el nombramiento fue en la oposición. De acuerdo con el concejal Manuel Sarmiento (Polo Democrático), Juan Miguel Durán no tiene liderazgo en las bancadas y su desempeño al interior de la Secretaría de Desarrollo Económico tampoco es el mejor. No obstante, asegura que, al margen de quien asuma la Secretaría de Gobierno, lo que se va a terminar imponiendo es cómo repartirá cuotas burocráticas para sumar apoyos a los planes de la administración.

“Ese liderazgo y el lograr alinear las mayorías del Concejo no depende tanto de la calidad del secretario, sino de la repartición de las cuotas burocráticas y la mermelada, y en eso se va a continuar con la misma línea que tenía Miguel Uribe, así que seguramente van a tener a su favor las bancadas peñalosistas”, manifestó Sarmiento.

Una de las primeras pruebas del secretario entrante será sacar adelante las vigencias futuras que está pidiendo la administración para fortalecer el Fondo Financiero Distrital de Salud, cuyo debate se desarrolla este viernes en el Concejo. No menos importante será el proyecto de presupuesto del próximo año, en el que tendrá que poner a prueba sus dinámicas de concertación, teniendo en cuenta, entre otros, la difícil situación económica del país y el reciente clamor estudiantil por fortalecer la educación pública e inyectarle más recursos.

 

*  *  *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: