Nuevos testimonios sobre presunta relación del gobernador de Cundinamarca con ‘Carrusel de contratación’

El gerente de una firma productora de asfalto, aseguró haber girado cheques por petición del Gobernador de Cundinamarca, que más adelante fueron usados para pagar comisiones ilegales a concejales de Bogotá

Archivo El Espectador

Este lunes se conoció un testimonio que podría complicar aún más la situación jurídica de Álvaro Cruz, gobernador de Cundinamarca, denunciado por la entrega de presuntas coimas para garantizar un contrato por más de $24.000 millones, adjudicado el 2 de diciembre de 2009, y que lo implicarían en el cartel de la contratación, que saqueó a Bogotá en la alcaldía de Samuel Moreno Rojas.

En exclusiva, Noticias Caracol reveló las declaraciones de Gabriel Molina Ruiz, gerente de una firma productora de asfalto, que aceptó haber girado cheques que más adelante fueron usados para pagar comisiones ilegales a concejales de Bogotá, entre los que se encuentran Andrés Camacho, Orlando Parada e Hipólito Moreno; además, también habría tenido como destino destinatarios a Iván Hernández, entonces director de la Unidad de Mantenimiento Vial de Bogotá (UMV).

Asimismo, según el testimonio revelado, el empresario aseguró ante la unidad de fiscales delegados ante la Corte Suprema que estas acciones fueron llevadas a cabo por petición del propio Gobernador.

Molina admitió que, por instrucciones de Cruz, giró dichos cheques con los que se pagaron las coimas de un contrato de suministro de materiales, adjudicados por la UMV, por un valor total de $24.800 millones de pesos.

Otras revelaciones hechas por el empresario, indican que los tres concejales implicados, y el director de la UMV, habrían gestionado un contrato adjudicado a la unión temporal Asfalto 2009, de la que hacían parte ICM Ingenieros, una firma que era asesorada por el gobernador de Cundinamarca, según los investigadores del caso.