La 'olla del terror', donde jíbaros hasta daban cambuches a adictos, será demolida por autoridades