Operadores de aseo estarían ganando más

Superintendente de Servicios Públicos asegura que los vehículos usados en la nueva operación de aseo dejan caer los residuos.

César González, superintendente de Servicios Públicos, asegura que la ciudad puede estar pagando más con el nuevo esquema de basuras. / Andrés Torres
César González, superintendente de Servicios Públicos, asegura que la ciudad puede estar pagando más con el nuevo esquema de basuras. / Andrés Torres

“El servicio público de aseo en Bogotá es un enredo”, es la conclusión del superintendente de Servicios Públicos, César González, luego de hacerle seguimiento durante tres meses al nuevo modelo del servicio, implementado por la administración Petro el pasado 18 de diciembre.

En diálogo con El Espectador, González dio detalles de los problemas detectados en el nuevo esquema, los cuales dieron pie a que en días pasados su entidad le abriera pliego de cargos a la entidad responsable de ejecutarlo: la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB).

Hay presuntos incumplimientos en lo relacionado con las actividades de corte de césped y barrido. También hay una investigación porque este operador está prestando el servicio en volquetas y camiones compactadores que están dejando caer material sólido y líquido. Le hemos exigido al Acueducto que retire los logos de Aguas de Bogotá de los vehículos con los que se está prestando el servicio, ya que debe ir el de la EAAB.

¿Cuál es el análisis que hace del nuevo esquema de aseo en Bogotá?

A la luz de la ley de servicios públicos, es un esquema irregular.

¿Por qué?

Porque no se conoce el valor de la tarifa para este año. Lo que ha hecho la Empresa de Acueducto y Alcantarillado es replicar el valor del año pasado. Además, se deben revisar los contratos que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos firmó con las empresas Aseo Capital, Atesa, Ciudad Limpia y Lime, e igualmente lo que hizo la empresa de Acueducto con Aguas de Bogotá, pues en esos contratos se estableció un monto fijo de remuneración, siendo que no hay un valor de tarifa.

¿Qué consecuencias tiene eso?

Como no se sabe el valor de la tarifa, se desconoce cuánto va a facturar y a recaudar el Distrito por el servicio. La ciudad puede terminar pagando de más a esos subcontratistas.

Finalmente, ¿qué ha encontrado en el operador público, Aguas de Bogotá?

En caso de que la Superintendencia decida que se deben imponer sanciones por las fallas de Aguas de Bogotá, ¿quién debe responder?

Las sanciones pueden ser hasta de tipo económico. El responsable es el Acueducto.