Organismos de control estarían dificultando unificación de tarjetas de Transmilenio

El anuncio lo hizo la Administración Distrital, que reconoció ‘‘un boicot’’ en el proceso de unificación para las tarjetas del Sistema.

Archivo ElEspectador.com

Este martes, la Superintendencia de Industria y Comercio advirtió el incumplimiento de las empresas Angelcom y Sistemas Asesorías y Redes (SAR) con las obligaciones adquiridas de lograr la integración de tarjetas de Transmilenio. En respuesta, el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, indicó que hubo un boicot en el proceso.

El mandatario manifestó que dijo que la unificación ya se habría dado, si el Distrito hubiera tenido la ayuda de los organismos de control. Petro manifestó en declaraciones recogidas por Caracol Radio, que “si el Estado nos hubiera ayudado, y en esto me refiero a órganos de control y otros, hubiéramos podido ser más rápidos, en este momento los tiempos son determinantes en el sentido de que las tarjetas se unifican. La unificación de las tarjetas no tiene reversa”.

El pasado viernes, el presidente de la Junta Directiva de la empresa Recaudo Bogotá, Pedro Ruano, expresó que continúan las dificultades para la unificación de tarjetas para acceder al Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá, debido a que la prueba que se programó para este mes, no se llevaría a cabo puesto que la empresa Angelcom, encargada del recaudo del dinero de las fases 1 y 2, no ha manifestado su disposición total para adelantar el proceso.

Incluso desde diciembre de 2014, Ruano ha manifestado que la situación depende totalmente de Angelcom, debido a que la empresa no ha entregado la información necesaria para proceder con el empalme de tarjetas.

El pasado 30 de julio del 2013, la Superintendencia de Puertos y Transporte impuso una multa de 106 millones de pesos mensuales a Transmilenio debido a la demora en la unificación de las tarjetas, que fue suspendida por el anuncio hecho a principios de diciembre de sustituir la tecnología de las Fases I y II del Sistema.

El alcalde de Bogotá puntualizó en sus declaraciones que “el perjuicio ha sido alto, en la medida en que por decisiones administrativas se privatizó el recaudo, se entregó a dos contratistas diferentes de una manera irracional, en mi opinión, y generó el conflicto de las tarjetas”.