Otro paso hacia el metro de Bogotá

El Gobierno y el Distrito firmaron ayer dos convenios para realizar la estructuración integral de la primera línea férrea de la capital del país. El objetivo es encontrar fuentes financieras precisas y reducir costos.

La primera línea del metro irá del occidente al oriente de Bogotá y pasará por el centro de la ciudad. / Cortesía IDU

Después de la tensión que hubo entre el Distrito y el Gobierno Nacional alrededor del tema metro de Bogotá, especialmente por el escepticismo sobre cómo conseguir los $15 billones que cuesta la megaobra, por fin comienzan a aparecer alternativas que le dan oxígeno al proyecto. Las dos administraciones firmaron un par de convenios cuyo objetivo es dejar listo el contrato para la construcción de la primera línea.

El primero de ellos servirá para hacer la estructuración integral del metro y cuesta $7.650 millones. Fue firmado por Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), y William Camargo, director del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).

El segundo convenio está a cargo de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y la FDN, para trabajar conjuntamente en la estructuración, sobre todo respecto a la comunicación con las entidades de la administración distrital para facilitar el manejo de información.

En la primera fase del proceso que comienza con la firma de los convenios, y por solicitud del Departamento Nacional de Planeación (DNP) y el Banco Mundial, se desarrollará un componente adicional que se denomina ingeniería de valor, el cual evalúa una optimización de costos del proyecto a partir de una revisión del diseño técnico. En pocas palabras, se busca determinar cuáles son los recortes que se pueden hacer al metro sin afectar sus detalles técnicos, pues desde un principio la Nación ha dicho que los recursos que tiene previstos para la obra no alcanzarán si se quieren hacer otros proyectos en la ciudad, como el Transmilenio por la avenida Boyacá.

Sin embargo, a finales de noviembre, el presidente Juan Manuel Santos reiteró su apoyo al metro de Bogotá y dijo que aportaría $6 billones para su construcción. En ese sentido, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, aclaró ayer que “el Gobierno Nacional, tal y como lo ha manifestado, está comprometido con el metro de Bogotá y por esta razón encargó a la Financiera de Desarrollo Nacional la misión de adelantarlos dos convenios, pues es una entidad autónoma, especializada y técnica que fue creada para apoyar y lograr una adecuada estructuración de los proyectos de infraestructura en el país”.

El presidente de la FDN explicó que el proceso de estructuración integral tendrá dos fases que durarán 17 meses. En la primera parte las entidades se concentrarán en determinar los ingresos asociados al desarrollo urbano en el entorno de las estaciones, la evaluación de alternativas para la construcción por fases y los posibles modelos jurídicos para la contratación, entre otros aspectos. En la siguiente fase se invertirán cerca de siete meses en los estudios y análisis técnicos, legales, financieros y económicos del proyecto, así como en la asesoría y el acompañamiento en el diseño.

Otro punto importante en la segunda fase es que dirá cuál va a ser el proceso de selección que se requiere para la ejecución del proyecto, es decir, la forma de contratación. El Distrito ha dicho en varias oportunidades que una opción es una asociación público-privada con la cual se reduzcan los recursos públicos que se deben invertir.

William Camargo también detalló que los funcionarios de Planeación Distrital, el IDU y Catastro tendrán a cargo la tarea de gestionar fuentes de financiación alrededor de la gestión del suelo, valorización y oportunidades inmobiliarias. Esto debido a que una de las formas más recomendadas para conseguir los $15 billones que necesita el metro ha sido la plusvalía de proyectos de construcción que se hagan junto a las estaciones de la línea férrea.

En Hong Kong, uno de los instrumentos usados para construir el metro fue la creación de valor a partir de operaciones inmobiliarias, una figura que permite recaudar el dinero para hacer la obra antes o después de la intervención, como explicó Gregor Wessels, experto en estas estrategias.

Temas relacionados