Otro viacrucis con los camiones

Máquinas que empresa privada arrendó a Aguas de Bogotá no han sido devueltas por problemas aduaneros.

Maquinaria estacionada en el puerto de Cartagena en diciembre de 2012. / Archivo

Cuando la administración distrital está en vilo por el proceso que el alcalde Gustavo Petro afronta en la Procuraduría por presuntas faltas disciplinarias en la ejecución del nuevo modelo de aseo, aparece un problema con los camiones quetomó en arriendo la ciudad a través de Aguas de Bogotá, para la ejecución de ese mismo modelo. Veintidós de las polémicas máquinas que fueron alquiladas no han sido devueltas por problemas aduaneros y podrían significar una pérdida millonaria para el Distrito.

El pasado 7 de diciembre, Aguas de Bogotá firmó con la Unión Temporal Aseo Districapital un contrato para el arrendamiento de 80 equipos que, en ese momento, fueron necesarios para la implementación del programa “Basura Cero”.

Esos equipos comenzaron a llegar en diciembre provenientes de Estados Unidos e ingresaron al país entre enero y febrero, en cuatro envíos, para ser empleados por seis meses (prorrogables, máximo, por nueve más). El contrato firmado entre el Distrito y UT Aseo Districapital implicaba una “importación temporal”, en términos de la DIAN. Es decir, que una vez finalizara el mismo, la maquinaria debía salir del país. 

Pues bien, el pasado 4 de septiembre, fecha en que se vencía el plazo para uno de los cuatro grupos de vehículos (22 máquinas), los contratistas esperaban a que Aguas Bogotá enviara los camiones a Venezuela, vía Norte de Santander. Sin embargo, Aguas de Bogotá no cumplió con la entrega, según la entidad, por el desarrollo de los bloqueos que se generaron en las carreteras nacionales desde el 19 de agosto con motivo del paro agrario. 

Para no arriesgar la mercancía, el 27 de agosto, Aguas de Bogotá solicitó a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (encargada de conceder los plazos de este tipo de contrato), seccional Cartagena, que modificara la fecha de salida obligatoria de los camiones, pues, por motivos de fuerza mayor (el paro), no podía cumplir con lo estipulado al ingreso de la maquinaria. 

Posteriormente, el 5 de septiembre, un día después de cumplido el plazo, la DIAN le respondió a la entidad que no podía verificar la “fuerza mayor” que implicaba el paro agrario y que correspondía al Distrito (a través del agente aduanero que acompañó el trámite) demostrar que los bloqueos sí impedían la circulación de los camiones. 

Al día de hoy, luego de que el agente aduanero aportara las pruebas para demostrar la “fuerza mayor”, los camiones se encuentran estacionados en Cúcuta bajo la modalidad de aprehendidos. Incluso, ayer, la DIAN le notificó al apoderado del agente aduanero que inició el trámite de decomiso. Es decir, la maquinaria sería apropiada por el Estado y Aguas de Bogotá le incumpliría el contrato a Aseo Districapital, lo que le implicaría responder por los camiones y por las multasa que hubiere lugar. 

Lo curioso es que el 29 de agosto, dos días después de que se radicara la solicitud del Distrito, la misma DIAN de Cartagena publicó un auto en el que suspendió los términos de los tránsitos aduaneros con motivo del paro agrario. Un auto que no cobija la modalidad de contrato que había firmado Aguas de Bogotá.