Padre Chucho, presa de la delincuencia