"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 11 horas

Pandillas y expendios, en la mira

Alrededor de 180 estructuras, desde pequeños grupos hasta delincuencia organizada, fueron identificados por las autoridades.

Los colegios distritales están sitiados por al menos 180 pandillas o parches. Muchas de ellas les están vendiendo drogas a los estudiantes, generando un aumento de menores adictos y de violencia en los entornos escolares. El problema se ha convertido en un dolor de cabeza para el Distrito, para el que combatirlo se ha convertido en una obsesión.

Para empezar la lucha contra las estructuras organizadas que amenazan los colegios, era fundamental identificarlas y sectorizarlas. Ayer la Secretaría de Educación, como parte de su estrategia Respuesta Integral de Orientación (RIO) contra el hostigamiento y la violencia escolar, dio a conocer el estudio en el que perfilaron las pandillas que son una amenaza para los colegios de la ciudad.

Según el estudio, en Bogotá hay 107 pandillas, 69 parches y varias organizaciones medianamente organizadas que operan cerca de los colegios distritales de 13 localidades. Además, se identificaron 126 parques ubicados alrededor de las instituciones educativas, que son usados por estas organizaciones como sitios satélites de expendios y de consumo.

De todas las pandillas identificadas, al menos 30 tienen presencia permanente y las integran un gran número de miembros. Mientras que las otras 77 son pequeñas y se mueven por diferentes territorios. En cuanto a los parches, la investigación arrojó que hacen presencia en 23 zonas y su incidencia en la seguridad de los entornos escolares es cada vez mayor. Todas estas conclusiones se pusieron en conocimiento de la Policía y la Fiscalía

“Esta investigación, que duró año y medio, la realizaron 40 investigadores de nuestra estrategia RIO e involucró a actores de la comunidad educativa, como estudiantes, docentes y orientadores, al igual que a líderes de las comunidades y autoridades locales”, aseguró el secretario de Educación del Distrito, Óscar Sánchez Jaramillo.

Desde hace varios años esta amenaza ha sido motivo de preocupación ya que, según el informe anual del Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Secretaría de Educación, es la principal causa del incremento de la violencia en las instituciones educativas, algo que se refleja en el aumento de riñas, pandillismo y el consumo de drogas.

Según Jonathan Nieto, subsecretario de Convivencia y Seguridad de la Secretaría de Gobierno, la investigación cumplió con la identificación de los puntos donde hay delitos. Ahora viene el acompañamiento permanente a los jóvenes dentro y fuera de los colegios. “Hoy el epicentro de seguridad en Bogotá son los jóvenes. Hay que ofrecerles a los estudiantes nuevas oportunidades de recreación o deporte e incluso laborales, que los alejen de las propuestas que les ofrecen las pandillas”, aseguró Nieto.

Teniendo en cuenta los resultados de la investigación, el Distrito diseñará estrategias para contrarrestar los problemas de pandillismo y consumo de drogas, que hoy ponen en situación de riesgo a los miembros de la comunidad educativa. Para Nieto, es fundamental que la Fiscalía actúe y haga las capturas pertinentes para que se reduzca la inseguridad fuera de los colegios.

 

[email protected]

@lauradulcero