Pánico en bus de Transmilenio por ataque de habitantes de la calle

Las personas que se tomaron el sector de La Estanzuela, en el centro de Bogotá, la emprendieron contra los vehículos en rechazo a un operativo de intervención de la Policía.

Archivo El Espectador

Momentos de pánico vivieron los pasajeros de un bus articulado de Transmilenio que se movilizaba en la noche de este lunes a la altura de la Avenida Caracas, entre la Calle 11 sur y la 19, por cuenta de habitantes de la calle que, armados con piedras y palos, la emprendieron contra al menos cinco vehículos. 

Según el relato de los usuarios, fueron abordados por decenas de habitantes de la calle que atacaron el automotor en respuesta a operativos de la Policía que, nuevamente, emprendieron acciones para hacerse al control del sector de La Estanzuela.

El balance de las autoridades, que por fortuna no reportaron personas heridas tras el hecho, fue cinco buses averiados, cuyas ventanas fueron las más afectadas.

“La institución estaba realizando una operación en el sector de La Estanzuela, con relación al habitante de calle. Ellos en el momento en que la Policía llega a realizar esta actividad se ubican sobre el sector de Transmilenio en la Avenida Caracas”, explicó la Mayor Claudia Suárez, oficial de inspección de la Policía.

De acuerdo con las autoridades, los habitantes de la calle buscaban oponerse a sangre y fuego que la Policía interviniera la zona donde se ha identificado consumo y distribución de estupefacientes, sumado a la proliferación de organizaciones delincuenciales dedicadas no solo a esta actividad, sino al hurto y la extorsión. Particularmente, las autoridades están tras la pista de mafias relacionadas con los denominados ‘sayayines’.

Los habitantes de la calle fueron desplazados del lugar y quienes se acogieron al operativo fueron trasladados a centros de atención a fin de adelantar su resocialización.

En otro hecho, la Policía reportó la captura de dos sujetos que, en aparente estado de embriaguez, se enfrascaron en una pelea con piedras en un bus del SITP que dio como resultado cinco vehículos averiados. El caso se presentó en la localidad de Engativá, donde los dos hombres se atacaron entre sí con toda clase de objetos afectando a buses alimentadores que se movilizan por el sector.