Papa Francisco: Colombia es una tierra de inimaginable fecundidad que podría dar frutos para todos

El pontífice ofició una misa que contó con la presencia de más de un millón de fieles.

AFP

La primera misa del papa Francisco en Colombia contó con la presencia de un millón trescientos mil fieles. El Parque Metropolitano Simón Bolívar fue el escenario en el que se registró un fervor católico con pocos antecedentes. No es para menos. Francisco es un papa que convoca a los que son y no son fieles. Genera respeto, admiración, alegría, paz. 

En Bogotá la tarde estaba nubalda. La capital de la República se puso un traje gris, parecía que fuera a llover. Sin embargo, cuando Francisco salió de la Nunciatura Apostólica, ubicada en en la localidad de Teusaquillo, las nubes grises se hicieron a un lado. 

Como cuando llegó al Aeropuerto El Dorado, una multitud lo acompañó en su recorrido. 

(Visite el especial del papa Francisco en Colombia)

En la homilía, el papa Francisco habló de las oportunidades, retos y dificultades que tiene Colombia. Advirtió, entre otras cosas, que en el país hay "como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida".

Según explicó, "aquí se encuentran multitudes anhelantes de una palabra de vida, que ilumine con su luz todos los esfuerzos y muestre el sentido y la belleza de la existencia humana. Estas multitudes de hombres y mujeres, niños y ancianos habitan una tierra de inimaginable fecundidad, que podría dar frutos para todos. Pero también aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo; las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta; las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas. A todas esas tinieblas Jesús las disipa y destruye con su mandato en la barca de Pedro: “Navega mar adentro".

En el ejercicio religioso, Francisco habló de la patria boba. Se refirió a ese periodo histórico de Colombia como un ejemplo de lo que no se debe hacer en este momento coyuntural. Invitó a la reconciliación.

"Nosotros podemos enredarnos en discusiones interminables, sumar intentos fallidos y hacer un elenco de esfuerzos que han terminado en nada; igual que Pedro, sabemos qué significa la experiencia de trabajar sin ningún resultado. Esta Nación también sabe de ello, cuando por un período de 6 años, allá al comienzo, tuvo 16 presidentes y pagó caro sus divisiones (“la patria boba”); también la Iglesia en Colombia sabe de trabajos pastorales vanos e infructuosos, pero como Pedro, también somos capaces de confiar en el Maestro, cuya palabra suscita fecundidad incluso allí donde la inhospitalidad de las tinieblas humanas hace infructuosos tantos esfuerzos fatigas. Pedro es el hombre que acoge decidido la invitación de Jesús, que lo deja todo y lo sigue, para transformarse en nuevo pescador, cuya misión consiste en llevar a sus hermanos al Reino de Dios, donde la vida se hace plena y feliz".

Sobre reconciliación

promoverla.

"Hace falta llamarnos unos a otros, hacernos señas, como los pescadores, volver a considerarnos hermanos, compañeros de camino, socios de esta empresa común que es la patria. Bogotá y Colombia son, al mismo tiempo, orilla, lago, mar abierto, ciudad por donde Jesús ha transitado y transita, para ofrecer su presencia y su palabra fecunda, para sacar de las tinieblas y llevarnos a la luz y la vida. Llamar a otros, a todos, para que nadie quede al arbitrio de las tempestades; subir a la barca a todas las familias, santuario de vida; hacer lugar al bien común por encima de los intereses mezquinos o particulares, cargar a los más frágiles promoviendo sus derechos".

"La idea es que el lunes esté el Parque Simón Bolívar como si no hubiera pasado nada aquí. Para lograr eso también repartimos unas 800.000 bolsas reutilizables en el parque y por el resto de la ciudad para que las personas nos ayuden a mantener limpio el lugar sin arrojar residuos al suelo", explicó a Efe el vocero de Aguas de Bogotá, la empresa encargada de la limpieza de la capital, Diego Andrés Martínez.

 

Francisco es el tercer papa que visita Colombia después de los viajes apostólicos hechos por Pablo VI en 1968 y Juan Pablo II en 1986.

La presencia del obispo de Roma representa un enorme reto logístico, de seguridad y también de limpieza para las autoridades del país.