Para prevenir explosiones, la ANLA inhabilitó una zona del Relleno Doña Juana

Según la autoridad ambiental, la decisión se tomó debido a que las condiciones técnicas no garantizan una operatividad adecuada.

Archivo El Espectador.

Después de revisiones técnicas realizadas por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) en el relleno sanitario Doña Juana, la autoridad ambiental impuso una medida preventiva de suspensión inmediata para la disposición de residuos sólidos en la terraza 1 de la zona de optimización Fase II, de la Zonas VII y VIII del botadero, tras observar técnicamente que en las condiciones actuales no se garantiza una operatividad adecuada.

Según la ANLA, esta medida busca prevenir la ocurrencia de procesos de inestabilidad en la masa de los residuos dispuestos en esta zona del relleno, debido al aumento en la presión de poros o la ocurrencia de explosiones al interior de los depósitos.

Lea: Citan a debate de control político por problemática del relleno de Doña Juana

La medida fue impuesta a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) a través de una resolución en la que le impone dos obligaciones específicas. La primera es que la UAESP presentar en tres días la delimitación cartográfica del polígono sobre el cual se está presentando el aumento en la presión de poros dentro de la masa de residuos y su localización en relación con el área licenciada, así como el alineamiento del micro túnel existente en este sector y del área donde se presentó el deslizamiento en el año 2015.

Vea: En imágenes: protestas campesinas en el relleno Doña Juana

Por otro lado, la ANLA obliga a la UAESP a realizar el monitoreo diario de la zona con la debida instrumentación geotécnica que permita prever un desplazamiento o movimiento de la masa de residuos. Si esto ocurre, la entidad distrital deberá comunicarlo de inmediato a la ANLA.

Los resultados del monitoreo, con las respectivas consideraciones, análisis y recomendaciones, deberán ser remitidos a la autoridad ambiental semanalmente hasta que, desde el punto de vista geotécnico y ambiental, la terraza 1 retorne a las condiciones normales de operación.

Lea: Personería de Bogotá abre investigación contra la Uaesp por manejo del relleno Doña Juana

De igual forma se debe realizar el análisis de estabilidad de la zona en donde se está presentando el aumento en la presión de poros y el afloramiento incontrolado de lixiviados, con las respectivas consideraciones, análisis, recomendaciones y propuesta de acciones a desarrollar para el manejo y control de la integridad de la terraza 1.

Además, la resolución de la ANLA advierte que el incumplimiento total o parcial a la medida preventiva, será causal de agravación de la responsabilidad en materia ambiental.

El relleno Doña Juana recibe en promedio 6.200 toneladas diarias de residuos, lo que se traduce en alrededor de 2’200.000 tonaladas por año. Así como 772 vehículos recolectores de residuos, que traen residuos de ocho municipios más: Cáqueza, Chipaque, Choachí, Fosca, Gutiérrez, Quetame, Ubaque y Une, que representan el 1% de los residuos totales.

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

El Espectador Bogotá

Temas relacionados