Pasadas 60 horas, Distrito tapó el cráter de la Avenida Boyacá

Aunque el cálculo inicial para reparar y entregar la vía eran cinco días, este jueves se habilitó el tránsito en la Avenida Boyacá con calle 43 sur. Día y noche trabajaron dos cuadrillas conformadas por 25 personas.

Antes y después del hueco. /Foto: Tomada de Twitter Alcaldía de Bogotá @Bogota

En desarrollo de un trabajo intensivo y concertado –que puso a prueba la articulación de las entidades del Distrito– este jueves se logró tapar el colosal hueco que, el pasado martes, se abrió a la altura de la Avenida Boyacá con calle 43 sur, donde un vehículo, literalmente, fue tragado por la tierra. (Lea: Colosal hueco en Bogotá se ‘tragó’ un carro y casi provoca una tragedia)

Según la Administración Distrital, que sobre el mediodía habilitó el tránsito vehicular en el sector, se requirieron al menos 56 horas para reparar y detectar la causa del hundimiento. En la intervención trabajaron dos cuadrillas conformadas por 25 personas, cuatro equipos pesados, cinco volquetas y varios equipos menores. (Lea: Cráter de la avenida Boyacá: ¿por qué ocurrió?) 

Desde el mismo momento del incidente, trabajaron de manera coordinada varias entidades del Distrito como la Secretaría de Movilidad, el IDU (Instituto de Desarrollo Urbano), Bomberos, la Empresa de Acueducto y la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV), que es la responsable de este tipo de emergencias, atendiendo el protocolo establecido para este tipo de casos.

El trabajo del Acueducto consistió en descubrir por completo la tubería e inspeccionar el alcantarillado, para establecer la magnitud del daño. Una vez completado el diagnóstico, se cambió el tubo y luego le devolvieron la obra a la UMV, que se encargó de poner de nuevo el material granular y la carpeta asfáltica para arreglar la vía.

El propio alcalde Enrique Peñalosa, ante la dimensión del hueco y la repercusión que tuvo en la movilidad, asistió este jueves a la zona para verificar el avance de la obra. "Con expertos detectamos la causa de lo sucedido. La emergencia vial se presentó por una socavación de material granular, causada por filtración de agua, al parecer, por un daño en la tubería de la red de alcantarillado, que fue detectado por la Empresa de Acueducto", aseguró.

En términos simples, el alcantarillado, que está a 10 metros de profundidad, se rompió. Con el tiempo, la grava, la arena y las piedras que están entre la calzada y el alcantarillado se fueron yendo por la tubería. Esto, con el tiempo, le quitó soporte y produjo un vacío que generó el colapso de la vía.

Lo que para el conductor afectado en estos hechos fue una sorpresa, para los vecinos no. Ellos ya habían notado el desnivel en la vía e, incluso, habían instalado cintas señalizadores, para alertar a los conductores. Al final, ocurrió lo que pronosticaron. La sorpresa fue ver la dimensión del hueco.

"El trabajo estuvo estupendo y rápido porque fue profundo lo que pasó. Nosotros estuvimos vigilantes del arreglo y felicitamos que lo intervinieron ágilmente", expresó Carlos Carreño, habitante del sector hace más de 50 años.

El alcalde recordó que se han destinado $600.000 millones en mantenimiento preventivo, cambios de tramos de tuberías, entre otros trabajos. Además, en materia de mantenimiento vial, se inició una importante cruzada para tapar este año 90.000 huecos, y a la fecha ya se han intervenido más de 4.000.

"Quiero felicitar al IDU, a la Unidad de Mantenimiento Vial y al Acueducto por ese trabajo tan eficiente, han trabajado día y noche para reparar este gigantesco hueco que se abrió, tenía más de cinco metros de profundidad y se tapó rápidamente", precisó el mandatario.

¿Por qué hay hundimientos y grietas en las vías de Bogotá?

 

Ante la pregunta de por qué el suelo en Bogotá tiende a las ondulaciones y las grietas, Édgar Eduardo Rodríguez, presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia (SCG), aseguró que es consecuencia de varios efectos. El primero es que el suelo de la capital se caracteriza por tener un origen lacustre y aluvial (lagos y ríos). La mayor parte del suelo es arcilloso, de consistencia blanda. "Eso implica que, si se le cambia la humedad al suelo, este se contrae o se expande", agrega Rodríguez.

Hace unas décadas, señaló el presidente de la SCG, trajeron árboles no nativos a la ciudad. Algunas de estas especies son ávidas de aguas y cuando la absorben, le quitan humedad al suelo y generan una reducción del volumen. Como consecuencia, se producen hundimientos alrededor de los árboles, como ocurre en la avenida 19 con calle 127, por ejemplo.

Otro factor son los canales cerca de las vías. Si estos no tienen las estructuras de contención adecuadas, el terreno algunas veces se mueve lateralmente y hace que se hunda la infraestructura. Por último, están las afectaciones de las tuberías, que fue lo que ocurrió este martes y explicó el ingeniero de UMV. Para evitar episodios, Rodríguez recomienda cambiar las alcantarillas. Hay algunas que son muy antiguas y producen las fugas que generan huecos.

Insiste en que cada trabajo vial debe tener un estudio geotécnico riguroso. “Se limita la exploración en profundidad. Usualmente se hacen con unos sondeos de dos metros de profundidad y eso es muy superficial. Por ejemplo, si usted va a hacer una vía y no se da cuenta que abajo pasaba una quebrada, pues probablemente ese terreno cederá algún día”.