¿Qué pasó con la ampliación de la vía a La Calera?

En 1996, el Invías adicionó un contrato de concesión vial para que en el sector Los Patios (Cundinamarca) se construyera un tercer carril, el cual nunca se materializó.

Resgistro de la movilización pacífica que se llevó a cabo en el peaje Los Patios el pasado domingo.   / Gabriel Aponte
Resgistro de la movilización pacífica que se llevó a cabo en el peaje Los Patios el pasado domingo. / Gabriel Aponte

¿Por qué no se construyó el tercer carril de la vía que comunica a Los Patios con La Calera? Esta es la historia de un capítulo que durante 17 años permaneció inédito, que data del año 1996 y que tiene que ver con la Concesión de la vía que comunica a Bogotá con La Calera, especialmente en el sector conocido como Los Patios, donde está ubicado un peaje que lleva ese mismo nombre.

Quizás este relato no se habría hecho público si el Ministerio de Transporte no expide una resolución, la 0000228 de febrero de este año, en la que condiciona a los colombianos que residen en municipios cercanos a peajes, a pasar mínimo 15 veces al mes por las casetas donde se realiza dicho cobro para obtener un descuento del 50% de la tarifa, rebaja a la que dichos ciudadanos ya tenían derecho.

Esa resolución afecta directamente al municipio de La Calera. La decisión del Ministerio creó un fuerte malestar en la comunidad. Según Pablo Zapata, habitante del municipio e integrante de la Veeduría Ciudadana, “el peaje Los Patios es ilegal, pues está ubicado a sólo 10 kilómetros de otro peaje, el de La Cabaña, ubicado en la vía La Calera-Sopó”. De acuerdo con Zapata, el peaje Los Patios es uno de los más costosos del país ($7.900) “y no cuenta con las normas mínimas de seguridad, tampoco cuenta con la asistencia del personal de bomberos y está ubicado en un terreno inclinado, no apto para este fin”.

Rubén García, miembro de la Veeduría Ciudadana, asegura que la decisión del Ministerio de Transporte “es arbitraria, una decisión unilateral e improvisada. Para hacer esta nueva restricción se debieron realizar estudios previos. La finalidad es quitarnos a los habitantes de La Calera la tarjeta que nos da el descuento”. García aseguró que la comunidad planea hacer movilizaciones pacíficas en el peaje Los Patios cada 15 días, pues la finalidad es que el Invías y el Ministerio de Transporte quiten el peaje de este sector, además de que sea reabierto un camino veredal ubicado a pocos metros de la caseta de peaje.

Este contrato, que fue adjudicado por el Instituto Nacional de Vías (Invías) en 1994, estaba a cargo del Consorcio La Calera, contratista que tenía como obligación la rehabilitación, construcción, operación y el mantenimiento de la vía Santa Fe de Bogotá-Gachetá, sector Los Patios-La Calera-Guasca y el sector de Briceño-Sopó- El Salitre, carretera ubicada en el departamento de Cundinamarca.

El concesionario estaba obligado, gracias una adición que se le hizo al contrato original (448-94) el 27 de septiembre de 1996, suscrito también con el Invías, a construir un tercer carril en el sector Los Patios-La Calera, obra que pasados 17 años no fue materializada. Dicho otrosí fue concertado y viabilizado a través de un acta de acuerdo firmada el 26 de julio de 1996 por el Invías y el Consorcio La Calera con el entonces alcalde del municipio, Luis Alejandro Tovar, y el presidente del Concejo de La Calera, Álvaro Venegas Venegas, quien es el actual alcalde del municipio.

En dicha acta también “se autoriza la colocación de la caseta correspondiente al primer tramo Los Patios-La Calera-El Salitre-Guasca, con tarifa del 50% para los habitantes del municipio de La Calera que posean vehículos de la categoría uno (carros, camperos y camionetas)”, tal como reza en la mencionada acta de acuerdo y en el otrosí firmado el 27 de septiembre de 1996.

Álvaro Vanegas, actual alcalde de La Calera, en comunicación con El Espectador reconoció que en dicho contrato hay un incumplimiento por parte del Invías y el Consorcio. Sobre su responsabilidad como presidente del Concejo del municipio en aquella época, respondió que “hacerle un seguimiento a ese contrato y la ejecución de la obra nos corresponde a todos los ciudadanos. Mi pregunta es ¿qué hicieron el personero de la época y las siguientes administraciones?”.
El alcalde aseguró que su administración está preparando con la oficina jurídica de la Alcaldía una queja ante organismos de control para que investiguen los hechos.

En el contrato original nunca se previó la construcción de ese tercer carril y tampoco la construcción de un peaje ubicado en el sector Los Patios-La Calera. Inicialmente se estableció la construcción de un solo peaje ubicado en la vía La Calera-Sopó, llamado La Cabaña, el cual está en operación.

Pero el Ministerio de Transporte expidió una resolución (000451 de 1996) que modificó otra resolución, ésta expedida en 1993, dando vía libre a “la ubicación de dos casetas de recaudos, así: una en el sector Los Patios-La Calera para el cobro de peaje en este mismo sentido y otra en el sector La Calera-El Salitre, para el recaudo en el sentido Sopó-La Calera”. Finalmente, en el otrosí se ordena la construcción del peaje en Los Patios y la obra del tercer carril en ese sector, además de entregar en cesión los derechos de recaudo de peaje de esa caseta al Consorcio La Calera.

Fuentes cercanas a ese proceso de contratación y a la adición que se hizo al contrato de concesión le aseguraron a este diario que la construcción del peaje en el sector Los Patios-La Calera fue una decisión tomada por el Invías porque supuestamente “en el contrato habría un desequilibrio económico para el Consorcio La Calera. Esto porque se preveía que el contratista tuviera un nivel de tráfico de 3.411 vehículos diarios en el peaje ubicado entre La Calera y Sopó, según un estudio realizado por el Ministerio, lo que supuestamente no ocurrió”.

En cuanto a la financiación del tercer carril, en el otrosí que adiciona esta obra al contrato original se permite al Consorcio La Calera “utilizar el 50% de los recursos del superávit y sus rendimientos —del recaudo— en la ejecución de obras adicionales, las cuales se iniciarán cuando se haya acumulado el valor correspondiente al 100% de la obra”.

Sobre este particular, las normas de contratación pública en Colombia advierten que no se puede contratar una obra mientras no haya estudios técnicos y se tengan a disposición las partidas presupuestales para la financiación de la misma. Al parecer, la construcción de este tercer carril estaría alrededor de los $3.600 millones para la época en la que fue firmado el otrosí de este contrato. Según fuentes de la Alcaldía de La Calera, quienes piden reservar sus nombres, el valor del tercer carril superaría el 50% del valor original del contrato, lo cual, según ellos, va en contravía de la contratación pública. “Esa nueva obra ameritaba abrir un nuevo proceso licitatorio, en donde perfectamente podría haber participado el Consorcio La Calera y ganarse ese contrato en franca lid, pero ese obra se adicionó a dedo”.

El Espectador envió un requerimiento al Invías, obteniendo como respuesta lo siguiente: “se debe realizar esta consulta a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), en ese entonces Inco, que fue a quien se le subrogó el contrato de Concesión. Al Instituto Nacional de Vías se le revirtió el corredor en 2008 en las condiciones que actualmente existen”.

Álvaro Venegas, alcalde del municipio, le afirmó a este diario que en la actualidad el mantenimiento de la vía está a cargo del Invías y el recaudo del peaje está concesionado a Opain

Si bien la Cámara Colombiana de la Infraestructura, en una comunicación enviada al entonces ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, expresa su preocupación por el recaudo de esos peajes que fue entregado por el Instituto Nacional de Concesiones (Inco), hoy ANI, al Invías después de terminarse el contrato de concesión con el contratista privado. La firma de ese contrato (448 de 1994) y del otrosí (27 de septiembre de 1996) fue una gestión adelantada por el entonces director del Invías, Guillermo Gaviria Correa, tal como lo pudo establecer este diario a través de los documentos originales en donde aparece su firma.

El Consorcio La Calera estaba conformado por las empresas Cromas S.A., Incoequipos S.A., Consultoría Colombiana S.A. y la Corporación Financiera de Desarrollo S.A. Este diario se comunicó con la firma Consultoría Colombiana, pero no fue posible obtener alguna respuesta.

Por ahora quedan algunas preguntas sin resolver:

¿Por qué no se construyó el tercer carril en el sector Los Patios-La Calera? ¿Qué pasó con los recursos provenientes del 50% del superávit a favor del contratista, con los cuales se realizaría la obra? ¿Por qué La Calera está cercada por dos peajes?

Los habitantes del municipio esperan un pronunciamiento de los organismos de control.