Paso a paso: así se logró la captura de fleteros que asesinaron a comerciante en Bogotá

La captura de los supuestos responsables de asesinar a Jeison Méndez les permitió a las autoridades poner al descubierto una temible banda dedicada al fleteo, involucrada en al menos 100 asaltos solo este año.

El jueves fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario Jason Naranjo, el hombre señalado de ser el autor material del asesinato del comerciante. /Cristián Garavito – Capturas de video

Tatuajes, rasgos físicos que fueron detallados por testigos del crimen y hasta interceptaciones telefónicas les permitieron a las autoridades dar con los fleteros señalados de haberle quitado la vida a un comerciante en el suroccidente de Bogotá el pasado 16 de septiembre. Sumado a su captura, la investigación del CTI de la Fiscalía y la Sijin de la Policía, permitió determinar, paso a paso, cómo fue fraguado el macabro plan de los delincuentes. (Lea: Capturan a fleteros señalados de asesinar a comerciante en Bogotá)

Entre otros, las autoridades lograron establecer que los dos capturados –quien accionó el arma contra el comerciante y quien manejaba la motocicleta– hacen parte de una temible organización dedicada al fleteo denominada ‘Los Cacos’, responsables de al menos 100 asaltos solo este año.

Los momentos previos: fleteros creían que la víctima había retirado $20 millones

Según se detalla en el informe de inteligencia, conocido por Noticias Caracol, la víctima –identificada como Jeison Méndez Hernández, de 26 años– realizó una transacción bancaria ese fatídico viernes sobre el medio día en una entidad financiera del sector de La Sevillana. Allí retiró $20 millones.

De forma inadvertida, la transacción era observada por el denominado ‘marcador’ de la banda que, al escuchar el conteo de los billetes que hacía la maquina en el banco, alertó a sus cómplices de la cuantiosa suma de dinero. De lo que no se percató el delincuente fue que Jeison consignó la mayor parte del dinero y solo se llevó consigo poco más de $2’500.000.

El seguimiento: la víctima fue seguida de cerca por dos motos y dos carros

Tras salir de la entidad bancaria y una vez alertados, los delincuentes –a bordo no solo de una, sino de dos motocicletas y dos vehículos particulares– comenzaron la persecución del carro en el que se movilizaba Jeison, esperando el momento preciso en el cual atacar.

Meticulosamente, los vehículos escoltaron a la víctima a lo largo de varias cuadras, hasta que decidió estacionarse en una acera cerca de un conjunto en el sector de Villa Alsacia. Era el sitio preciso para que los delincuentes atacaran según el informe: era una zona residencial, habitada por familias y ciertamente tranquila.

Eran las 2:00 de la tarde de ese viernes y en acción entraron Jason Alirio Naranjo –acusado de ser quien disparó a quemarropa contra la víctima– y Omar Andrés Moreno Flórez, quien manejaba la motocicleta en la que huyeron. (Lea: Legalizan captura de fletero señalado de asesinar a comerciante en Bogotá) 

El ataque

Minutos después de que la víctima estacionara su carro, y tal como quedó en evidencia en un video aficionado y en cámaras de seguridad de establecimientos comerciales, aparecen en escena los fleteros. La cámara registra cómo el conductor de la moto deja a su cómplice metros atrás del carro y gira para regresar por él. (Video: Con estas imágenes buscan a fleteros que mataron a hombre en Bogotá)

En el entretanto, el otro delincuente entra en acción. Camina sigilosamente hacia su objetivo y corre para intentar abrir la puerta trasera del carro, donde iba el maletín con el dinero. La víctima se percató que estaba siendo víctima de un fleteo, salió del carro y se presentó un forcejeo. Allí es cuando Jeison Méndez recibe un disparo.

Mientras el hombre cae gravemente herido al piso, coge al delincuente de la manga del saco y el asesino se zafa huyendo hacia la motocicleta, una Suzuki GS500 negra, muy rápida y potente; es decir, ideal para este tipo de hechos delincuenciales según las autoridades.

Huida y reparto del botín

Tras herir de gravedad a Jeison, los delincuentes a bordo de la motocicleta huyeron por la Avenida Boyacá hacia el norte. Horas después y ya en el barrio Villa del Sol –donde fue capturado el sujeto que accionó el arma de fuego– al menos siete integrantes de la organización se reunieron para distribuirse el dinero, pero se llevaron dos grandes sorpresas: por un lado, se percataron que el botín era de apenas $2’500.000 (mucho menor a lo que esperaban) y por otro lado, se dieron cuenta que sus rostros y ‘modus operandi’ ya circulaban en redes sociales, donde la indignación crecía con el pasar de las horas.

La fuga y posterior captura

Luego de que se conocieran las imágenes del crimen, alias ‘Andrés’ –el conductor de la moto– cerró de inmediato todos sus perfiles en redes sociales y en compañía de su esposa y un bebe de 15 meses, huyó hacia el municipio de Chaparral (Tolima), a esconderse en casa de su suegro.

El sujeto duró cinco días sin comunicarse con nadie; sin embargo, su esposa sí hablaba constantemente con otras personas y de forma desprevenida, le dijo a uno de sus allegados donde se encontraban. Hasta allí llegaron las autoridades y lo capturaron. Los uniformados constataron una serie de tatuajes que los testigos del hecho habían descrito de alias ‘Andrés’, así como rasgos particulares de su contextura.

A quien también le seguían la pista era a Jason Alirio Naranjo, quien accionó el arma de fuego. Según constataron las autoridades, el individuo eventualmente salía a beber licor y a gastarse el dinero fruto del fleteo.

Tras su detención, la Fiscalía y la Policía se sorprendieron al constatar que alias ‘Jason’ acababa de salir de la cárcel de Cómbita (Boyacá) donde estuvo cumpliendo una pena de cuatro años de prisión por su participación en hurtos mediante la modalidad de fleteo en 2012. (Lea: A la cárcel fletero señalado de asesinar a comerciante en Bogotá)

Familia pide penas ejemplares

Blanca Hernández, la mamá del joven asesinado, le aseguró a Noticias Caracol que hasta hoy, 15 días después del crimen, se ha abstenido de mirar las imágenes del homicidio por el dolor que le producen. “Es muy duro como madre ver a esa persona que acabó con la vida de mi hijo y acabó conmigo también”, señaló la mujer, quien elevó un llamado a las autoridades para que los responsables del crimen de su hijo paguen penas ejemplares.

Tras la detención de dos de sus miembros, la Policía y la Fiscalía ahora está tras la pista de otros cuatro individuos señalados de pertenecer a la banda. Se trabaja en su identificación y en la recolección de pruebas para dar con su judicialización.