Peleas de gallos, en la mira de Gustavo Petro