Peñalosa anuncia que la troncal de la Séptima será la primera sin buses a diésel

El alcalde de Bogotá aseguró que en la troncal, que iría de la calle 32 a la 200, transitarán articulados no contaminantes. Para iniciar la construcción de la obra aún falta la aprobación de todos los estudios y diseños.

IDU.

La construcción de una troncal de Transmilenio (TM) en la Carrera Séptima, entre calles 32 y 200, es una de las grandes tareas que el Distrito espera realizar este año. No obstante, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), responsable de realizar la obra, tiene el tiempo en su contra pues la primera piedra del proyecto se tendría que poner en agosto, y a dos meses de esa fecha aún están incompletos los estudios y diseños. Mientras aceleran en la actualización y entrega de los diseños, y en medio de la licitación para renovar la flota de TM, el alcalde Enrique Peñalosa hizo un anuncio que relaciona ambos procesos. (LEA: Transmilenio por la séptima: ¿qué pasa con los estudios?)

Según el alcalde, los buses -que de acuerdo con el cronograma del proyecto rodarán por la Séptima en 2021- tendrán motores eléctricos o a gas. Mediante su cuenta de Twitter, Peñalosa anunció que la troncal será la primera que no tenga los buses a diésel, acogiendo quizás las observaciones que han hecho desde distintos sectores a la renovación de 1.383 nuevos buses para el sistema. Y es que, el principal reparo a los prepliegos de la licitación fue los pocos incentivos que tenía para la llegada de buses con energías limpias (50 puntos de 1000). Por eso, el Distrito accedió a aumentar el puntaje y ahora son 200 los puntos que tendrán las marcas que ofrezcan buses a gas o eléctricos.

(A favor y en contra de Transmilenio por la Séptima)

Lo que no explicó el alcalde es cómo se hará la adquisición de esos buses, debido a que los nuevos articulados y biarticulados, que se espera que lleguen en el primer trimestre de 2019, son exclusivamente para las fases I y II del sistema, es decir para las troncales de la Autopista Norte, la Calle 80, la Av. Caracas, la NQS (Carrera 30), la Av. de las Américas y la Av. Suba. Por las estaciones de esas troncales transitan buses que tienen hasta 16 años, y hace mucho excedieron su vida útil; además, tienen tecnologías Euro II y III, que se dejaron de utilizar en en 1996 y 2000, respectivamente.

Y mientras avanzan las discusiones respecto a los buses que llegarán a la ciudad, el IDU adelanta nuevas instancias de participación para presentar la obra en la Séptima, especialmente entre quienes incidirá el proyecto. Pese a que se han hecho múltiples encuentros entre el Distrito, la ciudadanía y los diseñadores del trazado, aún son varias las dudas y reparos de quienes en un futuro harían uso de la troncal. La nueva estrategia del Distrito es realizar 100 conversatorios, foros y reuniones para dar a conocer las características del proyecto por la Séptima. 

(¿Consulta popular para frenar el Transmilenio por la Séptima?)

El nuevo proceso de participación inició el lunes, en el Colegio Camilo Torres, ubicado sobre el histórico corredor capitalino. Allí, el Distrito, frente a más de 180 estudiantes de los últimos grados escolares, explicó cómo cambiarían sus rutinas de viaje si existiera la troncal de la Séptima. “En el caso del Colegio Camilo Torres, por ejemplo, un estudiante que viene desde El Codito se demora una hora y media; en TransMilenio serán solo 45 minutos. Desde el barrio 20 de Julio, que se demoran casi hora y 15 minutos podrán llegar en solo 50 minutos”, les explicó la directora del IDU, Yaneth Mantilla.

Esta nueva etapa de socialización es la última que abrirá el Distrito, pues se espera que la licitación de la obra se pueda abrir en los próximos meses, luego de que se completen los diseños y estudios. Hasta ahora, de los 14 paquetes técnicos que debe entregar la firma Ingetec -la misma que hizo los diseño originales de 2007- sólo hay cuatro aprobados en su totalidad. Gran parte de la preocupación sobre la obra es que ni los estudios de tránsito, ni los diseños de redes de servicios públicos (lo que más demora una obra de este tipo), ni los estudios geotécnicos, de suelos y ambientales, han superado las observaciones de la interventoría.

(Así se vería Transmilenio por la séptima, según el Distrito)

“Queremos escuchar a todos los ciudadanos, para que el debate se dé desde la información real y no desde los intereses particulares de unos pocos. La Carrera Séptima es un corredor en franco deterioro en el que se han invertido $24 mil millones en estudios pero nunca ha tenido una intervención integral. Llegó el momento de reconstruir la Séptima, para que sea la vía que una el sur con el norte, se convierta en la columna vertebral de la movilidad en el borde oriental, y para que garantice un transporte rápido y ordenado para miles de personas que hoy sufren trancones hasta de 2 horas”, aseguró la directora del IDU, Yaneth Mantilla.

Con la nueva troncal, en la Séptima se pasará de tener 110 paraderos del SITP a 22 estaciones. La troncal tendrá 20 kilómetros desde la calle 32, donde conectará con la estación Museo Nacional, hasta la calle 200, donde estará ubicado el patio-taller. La obra también prevé la construcción de una ciclorruta entre calles 100 y 200, y una reconstrucción de 400.000 metros cuadrados de andenes y espacio público.

            *        *         *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

789960

2018-05-22T15:03:12-05:00

article

2018-05-22T15:49:16-05:00

felipealttamar_82

none

Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Peñalosa anuncia que la troncal de la Séptima será la primera sin buses a diésel

84

6679

6763