Peñalosa fue abucheado en la Plaza de Bolívar, donde se festejaba acuerdo de paz

El alcalde de Bogotá pasó por el sitio cuando regresaba a su despacho, tras asistir a la firma del documento en el Teatro Colón. La multitud rechazó su presencia.

Captura de video de Sandra Lucía Castro

Con carteles, paraguas de colores, y banderines blancos, decenas de colombianos se congregaron este jueves en la Plaza de Bolívar de Bogotá para seguir en vivo, a través de pantallas gigantes, la firma del nuevo acuerdo de paz que suscribieron el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño. “Sí se pudo, sí se pudo”, gritaban con emoción los asistentes, quienes a su vez recibieron con aplausos al jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, cuando se acercó a la plaza. (Lea aquí: El tardío acompañamiento del Gobierno durante desalojo del campamento por la paz)

Minutos después de que finalizara el acto en el Teatro Colón, los gritos llenos de optimismo se transformaron en abucheos y los ciudadanos gritaban con fuerza “fuera, fuera, fuera”. El motivo por el que la muchedumbre rechifló fue la presencia del alcalde de la capital del país, Enrique Peñalosa. El mandatario, quien regresaba de asistir a la firma del documento entre las Farc y el Gobierno, pasó por el sitio que queda camino a su despacho.

Apenas los ciudadanos se percataron de su presencia se aproximaron a Peñalosa para gritarle, e incluso le lanzaron algunos objetos. El alcalde contaba con un cordón de seguridad que de inmediato lo rodeó.

En los últimos días, el mandatario bogotano fue protagonista de una polémica suscitada por el desalojo que vivieron los miembros del Campamento por la paz, iniciativa de la sociedad civil que desde el 2 de octubre le hizo frente a la victoria del No en el plebiscito y presionó para que el Gobierno, las Farc y la oposición se sentaran para encontrar una salida a la incertidumbre que vivió durante 42 días el acuerdo de paz. (Lea aquí: "No había necesidad de un dispositivo policial": Mockus sobre desalojo del campamento por la paz)

Promotores del campamento denunciaron que en la madrugada del sábado, agentes de la Policía y el Esmad los desalojaron de la Plaza de Bolívar, y que fueron víctimas de agresiones, incluso sostuvieron que a una mujer le rompieron un dedo. Sin embargo, el alcalde defendió el operativo y negó que se violaran derechos humanos a los ciudadanos que acampaban. Luego de que se quitaran las carpas, continuó el evento Salsa al Parque.

“La permanencia de carpas, vallas y todo tipo de elementos en un espacio público como este, en medio de eventos de aglomeraciones de alta complejidad, se convierte en un riesgo para la seguridad de todos. La Constitución y las leyes, además, me obligan a que no exista una ocupación permanente del espacio público y se debe cumplir para todos los ciudadanos”, afirmó el fin de semana Peñalosa.