Fue aprobado en primer debate

Peñalosa, a punto de lograr más cupo de endeudamiento para obras en Bogotá

La Comisión de Hacienda debate la petición del Distrito de aumentar en $2,4 billones el cupo de crédito. La idea es tener todo el dinero para Transmilenio por la Séptima, 30 nuevos colegios y el comando de policía, entre otras obras.

Gran parte de los recursos del cupo de endeudamiento son para obras en Transmilenio.El Espectador

Un nuevo aumento del cupo de endeudamiento se debate en el Concejo de Bogotá. Tras la suspensión de la venta de la ETB y el fracaso del proyecto de valorización, el Distrito optó por tramitar ante el cabildo una autorización para ampliar hasta $6,9 billones el monto para poder suscribir créditos y, de esta manera, tener recursos para varias obras de infraestructura que incluyó en su Plan de Desarrollo, como 30 colegios y 11 jardines nuevos que tiene presupuestado entregar durante su administración; la construcción de la sede del Sena en el Bronx y el comando de Policía Metropolitana. Sin embargo, la mayor parte será para sacar adelante una obra que se ha sido una obsesión para el alcalde: la troncal de Transmilenio por la carrera Séptima.

De acuerdo con los concejales que defienden la iniciativa, la ampliación del cupo de endeudamiento es necesaria, ya que garantizaría el cumplimiento de proyectos claves para la ciudad.

Aunque por ahora el proyecto cuenta con el respaldo de las bancadas de gobierno e, incluso, ya fue aprobado en primer debate, hay concejales que critican la iniciativa. Por ejemplo, Gloria Stella Díaz (MIRA) asegura que la solicitud va en contra del Plan de Desarrollo, en el que planteó un cupo de endeudamiento por $5,1 billones y no por casi $7 billones, como lo está haciendo ahora. Considera, además, que aprobarlo sería abrir la puerta para que el mandatario, cada vez que no cumpla con sus fuentes de financiación, acuda a la deuda como alternativa. Otros concejales, que están en contra del proyecto, llaman la atención sobre dos cosas: que se esté pidiendo más plata, cuando no ha empezado a ejecutar el cupo que ya se le aprobó, y que incluya obras sin estudios.

En medio de esta discusión, el exalcalde de Bogotá Jaime Castro señala que, más allá de esas dudas, el tema de fondo, y que no se está discutiendo en el Concejo, está relacionado con las finanzas públicas y qué capacidad tiene el Distrito para afrontar una deuda de ese tamaño. Ante esta inquietud, el Distrito tiene claras sus cuentas y asegura que la ciudad posee los recursos necesarios para asumir una deuda mayor.

Beatriz Arbeláez, secretaria de Hacienda, explica que el presupuesto de Bogotá es de $18,8 billones, de los cuales el 82 % está destinado a inversión, el 15 % para funcionamientos y finalmente el 3 % es para pago de la deuda. Actualmente la ciudad debe alrededor de $1,2 billones, que corresponderían al 12,6 % de los ingresos corrientes. Es decir, aumentar el cupo no afecta su sostenibilidad fiscal.

“En primer lugar, porque los desembolsos sobre el cupo aprobado el año pasado han sido menores que lo estimado inicialmente, y segundo, porque estamos haciendo un ejercicio responsable para determinar el momento en que se requiera tomar la deuda, de acuerdo con los estimativos de ejecución de los proyectos y la amplia liquidez de la ciudad, dejando capacidad para que las futuras administraciones puedan seguir inyectándole recursos a la capital”, indicó la secretaria.

Por lo pronto, el debate continúa en la plenaria del Concejo, donde se tiene previsto que se discuta qué obras realmente necesita Bogotá y cuáles debe priorizar. Como lo advierte el exalcalde Castro: “el alcalde Peñalosa debe verificar cuál es el estado de las finanzas públicas a futuro y ese balance debe determinar a qué le da prioridad, si a TM, al metro o al río Bogotá. Es que tienen unos proyectos que valen toda la plata del mundo. Primero tiene que hacer las cuentas”.