Con pequeñas obras ha mejorado la seguridad vial en Bogotá

En lo corrido del año, el Distrito ha intervenido 88 puntos con pequeñas obras que poco a poco han mejorado la seguridad en las vías. Reductores de velocidad, semáforos y senderos peatonales, algunas de ellas.

Con glorietas como esta, el Distrito pretende disminuir la accidentalidad./Cortesía Secretaría de Movilidad

Mejorar la seguridad vial en Bogotá sin grandes inversiones es una meta de la Secretaría de Movilidad, y de a poco lo viene logrando. Las estadísticas evidencian los efectos de las intervenciones que ha hecho en 88 intersecciones (reforzando la señalización, instalando reductores de velocidad, cerrando cruces peligrosos, entre otros).

Aunque en el acumulado del año (enero-mayo) las víctimas fatales en accidentes de tránsito han aumentado en 8 % (al pasar de 214 casos en 2015 a 231 este año), los efectos de las obras se han sentido en los últimos dos meses y desde que se aplicaron los cambios en las intersecciones hay una disminución en las cifras. En el caso de víctimas fatales, por ejemplo, en abril hubo una reducción del 21 % y en mayo, del 17 %.

Los trabajos no han requerido multimillonarias inversiones, pero han generado efectos positivos. “De los 88 puntos claves, en el 30 % se contemplaron medidas de pacificación del tránsito como reductores de velocidad, en el 17 % se crearon nuevas intersecciones seguras, en el 15 % recuperaron la malla vial, en el 12 % incluyeron medidas de iluminación, recuperación de bocacalles, limpieza y reconstrucción de sumideros; en el 10 % incluyeron la instalación de semáforos con dispositivos sonoros y en el 16 % desarrollaron otras medidas”, detallaron en la Secretaría de Movilidad.

Los puntos intervenidos se eligieron luego de analizar las zonas de mayor accidentalidad, identificando los de mayor riesgo que requerían bajo presupuesto. De esta manera, por ejemplo, en materia de seguridad vial se priorizaron 19 puntos (ver infografía), la mayoría con problemas de señalización o malos diseños en la intersección, lo que sumado a la imprudencia de los conductores los convertía en sectores peligrosos.

En Kennedy, por ejemplo, en la intersección de la calle 40C sur con carrera 72M bis A, los conductores no respetaban las señales de No Pase y Giro Prohibido, por lo que la Secretaría cerró el separador y demarcó líneas reductoras de velocidad y de la calzada en el acceso sur. También en Chapinero atendió la intersección de la carrera 8 con calle 47, donde en promedio se registraba un choque cada dos semanas, y en el transcurso de 15 meses hubo 12 personas lesionadas, además de pérdidas materiales y la sensación de desprotección de la comunidad.

“Estas acciones en diferentes puntos de la ciudad han sido importantes para mitigar la tendencia de aumento de víctimas fatales que se registró en los primeros meses del año. Así, para abril y mayo se evidenció una reducción de muertes por siniestros viales en Bogotá, con respecto a los mismos meses de 2015. También hubo una disminución en el número de lesionados, pues en los primeros cinco meses de este año Bogotá registró 396 lesionados menos que en 2015 y 349 menos que en 2014. En ambos casos esto representó una reducción del 6 %”, explicó Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad, quien concluyó: “Estamos interviniendo puntos concretos en toda la ciudad con diversas medidas que contribuyen a salvar vidas”.