Pequeños artistas

Ochenta mil niños de cero a cinco años han disfrutado de experiencias creativas que estimulan su desarrollo, lideradas por 300 profesionales del arte, en cárceles, parques y más de 60 jardines infantiles de zonas vulnerables.

 Llevar el arte a las poblaciones menos favorecidas es el objetivo del programa Artes para la Primera Infancia.  / Cortesía Idartes
Llevar el arte a las poblaciones menos favorecidas es el objetivo del programa Artes para la Primera Infancia. / Cortesía Idartes

Durante los primeros cinco años de vida se establecen las principales conexiones neuronales y comienzan a adquirirse las habilidades para pensar, hablar e interactuar con otras personas. Es una etapa determinante para el desarrollo cerebral en la que influyen tanto factores biológicos como el entorno.

Por eso, economistas como Jeffrey Sachs, de la Universidad de Harvard, no se cansan de repetir que la inversión más rentable que puede hacer un gobierno es en sus niños. Y en Bogotá, parte de este esfuerzo se está adelantando desde el Instituto Distrital de las Artes (Idartes), a través de una iniciativa que busca aprovechar el poder del arte.

Garantizar el derecho de los niños y niñas menores de seis años al disfrute, la creación y la apropiación de los lenguajes artísticos como parte de los procesos de desarrollo integral es el objetivo del programa Artes para la Primera Infancia, que hace parte de un grupo de estrategias gubernamentales que se articulan a través de la Ruta Integral de Atenciones (RIA) de la ciudad. Hasta el momento se han atendido de manera continua 80 mil niños entre cero y cinco años, que han disfrutado de espacios y experiencias de arte a cargo de 300 artistas.

El escenario principal de estas actividades son 20 laboratorios de creación artística ubicados en Centros locales de arte para la niñez y la juventud (Clan) del Idartes, y en espacios no convencionales como cárceles, parques del distrito y más de 60 jardines infantiles, lo cual ha permitido abarcar todas las localidades de Bogotá.

Mauricio Galeano, coordinador general del programa, explica que esta iniciativa forma parte del Plan de desarrollo Bogotá Mejor para Todos y uno de sus principales objetivos es propiciar la generación de nuevas propuestas desde las artes para los niños menores de cinco años. Así mismo, destaca que “el programa aumentará su presencia en sectores de alta vulneración de derechos para llegar a los lugares de la ciudad que más dificultades presentan para disfrutar de las artes como las zonas rurales, las cárceles que albergan mujeres y las periferias”.

Dentro de la programación anual se destacan eventos realizados en asocio con entidades gubernamentales como el ICBF y la Secretaria de Integración Social. Algunos de los más llamativos son: A jugar y bailar, que se lleva a cabo en el marco de la celebración del Día del Niño en el Parque Ciudad Montes en donde se congregan más de mil personas para disfrutar de experiencias artísticas y conciertos; Al parque con mi pa, en el Parque Nacional con más de 200 padres y sus hijos entre cero y cinco años, y Bebés al parque, a través del cual los más pequeños gozan de una jornada de arte, exploración, juego y creación.

Lo que buscamos, puntualiza Galeano, “es que los niños vivan experiencias que permitan una relación más viva con los entornos que habitan. Y desde nuestros laboratorios de creación estamos haciendo obras de arte que dialogan con el espacio público, con la naturaleza, con las ciencias y las nuevas tecnologías, lo cual permite propiciar mayores posibilidades de desarrollo en estas etapas tempranas y fundamentales de la vida”.