Pequeños propietarios de Coobús y Egobús protagonizaron bloqueos en Transmilenio

Las protestas se registraron en inmediaciones de la estación Salitre-El Greco. Ambos operadores entraron a liquidación en septiembre por orden de la Superintendencia de Sociedades.

Archivo particular

Al menos 30 pequeños propietarios Coobús y Egobús –operadores del SITP que entraron a liquidación en septiembre pasado por orden de la Superintendencia de Sociedades– protagonizaron este viernes bloqueos en inmediaciones de la estación Salitre-El Greco de Transmilenio.

La manifestación, que afectó los carriles del sistema en ambos sentidos, responde –según los propietarios– al dinero que les adeudan. El hundimiento de Coobús y Egobús, que reunían cerca de 3.000 pequeños propietarios, se concretó en abril pasado, cuando Transmilenio decretó el incumplimiento del contrato de ambas empresas, después de varios intentos de rescate, entre planes de salvamento y prórrogas para poner a circular sus buses.

Así, se fue al traste una idea que nació con buenas intenciones: que los pequeños propietarios de buses tradicionales en Bogotá se unieran en empresas con el fin de vincularse al Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). De esta manera, dejarían atrás los vehículos viejos y pondrían a rodar los azules que caracterizan la nueva era del transporte colectivo en la capital del país.

Egobús, que reunía a 1.800 dueños, y Coobús, que agremiaba a unos 1.500, fueron el producto de esa idea. Algunos de esos propietarios tan solo tenían un bus. El Distrito les entregó las rutas de Fontibón, Perdomo y Suba Centro, pero ninguna de las dos empresas logró poner a circular los buses azules que se necesitaban para operar en esas zonas. Tampoco alcanzaron viabilidad financiera ni técnica.

Desde que comenzó la implementación del SITP fueron evidentes los inconvenientes, al punto que la Superintendencia de Puertos y Transportes las intervino. El gobierno de Gustavo Petro (2012-2015) les brindó posibilidades para salir del atolladero, como prórrogas y planes de salvamento, pero no lo lograron.

Como liquidadores fueron designados José Luis Maya Jiménez, para Egobús, y Omaira Grijalba Camacho, para Coobús. Ninguna, entonces, pudo continuar sus operaciones.

 

últimas noticias