Personería de Bogotá abre investigación contra la Uaesp por manejo del relleno Doña Juana

El ente de control aseguró que la salud de los habitantes de la zona se ha visto afectada por la proliferación de malos olores e insectos.

Los habitantes de los alrededores del relleno sanitario Doña Juana siguen en jornada de protesta. Juan Zarama Perini

Este martes, cuando se cumple el segundo día de protesta de los vecinos del relleno sanitario Doña Juana, la Personería Distrital abrió investigación disciplinaria en contra de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), encargada de garantizar el control de los servicios de disposición final, reciclaje y aprovechamiento de residuos sólidos del Distrito. (LEA: Vecinos de Doña Juana: a aguantarse al menos un mes más las moscas)

El ente de control aseguró que la decisión se toma debido a “las irregularidades del operador” en el manejo del relleno sanitario “tienen al sector en una grave situación ambiental” e indicó que no se han tomado las medidas necesarias para atender la crisis. Por eso, dijo que la indagación busca determinar los responsables de la situación por la que pasan los habitantes del sector. (LEA: Choques entre Policía y vecinos agravan situación de orden público en Doña Juana)

Asimismo, remitió a la Procuraduría General de la Nación un informe para que indague la actuación de la Corporación Autónoma Regional (CAR), que al parecer no ha aplicado sanciones por los incumplimientos ambientales en el manejo del relleno.

Como lo han asegurado los residentes del barrio Mochuelo, así como de los vecindarios aledaños, ellos deben soportar olores nauseabundos las 24 horas del día y la proliferación, por cuenta de los incumplimientos del operador. (LEA: Las moscas que colmaron la paciencia de los vecinos del relleno Doña Juana)

Según la Personería, aumentaron las quejas y reclamos de los afectados por el mal funcionamiento del Relleno y las condiciones ambientales desmejoraron en los últimos meses.

“El contrato establece que el concesionario debe cubrir mínimo el 90% de las basuras que llegan al Relleno, obligación que no se está cumpliendo. El operador debe sembrar 10 mil árboles para compensar y mitigar el daño ambiental, pero no han plantado ni el 10%. La restricción ambiental, establecida en las normas que indica que el Relleno debería estar como mínimo a mil metros de grupos poblacionales tampoco se cumple”, había dicho desde mayo pasado.

La planta de tratamiento de lixiviados (líquidos de la basura) no tiene la capacidad para procesar el volumen que generan los desechos que son depositados en el Relleno, generando vertimiento de líquidos tóxicos al río Tunjuelo, sin permiso de la autoridad ambiental, en el Tramo II.

A esta hora decenas de habitantes de la zona siguen exigiéndole al Distrito que no prorrogue el tiempo de vida útil del relleno y que realice un control efectivo sobre la proliferación de insectos y malos olores. Aseguran que no se irán hasta llegar a un acuerdo con la administración distrital. 

 

últimas noticias