Personería de Bogotá dice que Doña Juana sigue “relleno de irregularidades”

El ente de vigilancia y control asegura que se están vertiendo líquidos sin permiso al río Tunjuelo, además que de 14 máquinas permanentes para el funcionamiento del relleno se tienen abandonadas 12, entre otras irregularidades.

La UAESP ha aplicado seis multas a CGR, mismas que suman unos $700 millones. Archivo El Espectador

Una serie de irregularidades fueron las que encontró la Personería de Bogotá en el relleno sanitario Doña Juana. La disposición final de las 6.900 toneladas diarias de basura, a cargo del concesionario CGR, continúan con inconsistencias del contratista como falta de planificación, gestión, inversión, maquinaria y personal, entre otros.

“Las deficiencias empiezan desde la llegada de los camiones al relleno. Pese a que a Doña Juana ingresan en promedio al día para la disposición final de basura 686 vehículos, hay incumplimiento en el arreglo de la vía principal, vías operativas y las temporales, lo que retrasa la disposición de los desechos”, menciona el ente de vigilancia y control.

Le sugerimos leer: Personería lanza alerta por irregularidades en Doña Juana

Sumado a lo anterior, la obligación del concesionario por cubrir como mínimo el 90% de las basuras no se cumplió en varios periodos del contrato. Denuncias de los vecinos dan cuenta de que el contratista llegó a tener centenares de miles de toneladas de basura regadas, cosa que aumentó la proliferación de moscas y olores desagradables.

“De las 14 máquinas permanentes para el funcionamiento del relleno (compactadoras, tractor, bulldozer, cargador, camión, entre otras) 12 están abandonadas y sólo funcionan 2 (una a veces y la otra está en mal estado). La maquinaria fue entregada por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) hace 8 años al concesionario, pero nunca fue renovada. No las dan de baja”, agrega la personería. 

Otra de las denuncias aseguran que el contratista no ha tramitado ante la autoridad ambiental la autorización que le permite hacer uso de zonas de contingencia, cosa que se agraba con el hecho de que ni siquiera tiene un plan de contingencia para la disposición final de lodos a corto plazo.

“La mayoría de los incumplimientos del concesionario obedecen a la falta de personal para la cobertura de los desechos, insumos, construcción de chimeneas, elaboración de filtros, cobertura y desarrollo de obras civiles para las terrazas del relleno”, explica.

El problema con la disposición final de los desechos en Doña Juana llega al punto en el que incluso residuos de alta peligrosidad, como los hospitalarios, se dejan expuestos, cuando lo ideal es cavar un hueco, depositarlos allí y rellenar el mismo con distintas capas de residuos ordinarios. 

“La capacidad de la celda de residuos hospitalarios era de 101.445 m³. El concesionario haciendo uso de su autonomía técnica, pero sin aprobación de las autoridades, subió 2 metros el lleno y así aumentó el volumen total de disposición a 114.836 m³”, detalló la personería. 

En cuanto a lixiviados, que son estos líquidos altamente contaminantes que segregan las basuras, a junio del presente año el relleno almacenaba 70.397,3 metros cúbicos, es decir, el equivalente a 21 piscinas olímpicas. El problema es que no se han tratado de manera adecuada, siendo algunos de estos vertidos, sin autorización, al río Tunjuelo.

“Hay un manejo de las aguas lluvias deficiente, permitiendo el aumento de presiones en la masa de residuos y no tienen registros de la estabilidad del área. En octubre de 2015 hubo un deslizamiento y las autoridades han tenido que clausurar algunos sectores de disposición de basura por la inestabilidad del terreno, reduciendo su capacidad”, agrega.

Para el tratamiento de los lixiviados se disponen de 26 equipos, la personería encontró que solo operan cinco. Además de 58 parámetros para el manejo de este líquido solo cumple con 27, ya que incumple con 23 y ocho ni siquiera los reporta.

Otras irregularidades tienen que ver con el relleno en general, ya que, según un estudio de la Universidad Nacional de 2016, Doña Juana está ubicado cerca a una reserva natural: un páramo y en dos zonas de recarga de acuífero. “Para completar se encuentra a menos de 1 kilómetro del perímetro urbano, es decir, a menos de 10 cuadras de sus vecinos, lo que les genera una gran afectación en materia de salud”, menciona la personería.

Le puede interesar: No todos serán indemnizados por Doña Juana

La obligación del concesionario es construir un dique ambiental que permita mitigar los impactos negativos del relleno sanitario.

En cuanto a sanciones, la UAESP ha aplicado seis multas a CGR, mismas que suman unos $700 millones. Según dicha entidad dos sanciones están en cobro persuasivo, y cuatro en acuerdo de pago.

“El Distrito indica que han descontado $9.036 millones por afectación de indicadores de calidad pactados. No obstante, los continuos incumplimientos y escasa inversión de CGR, aún no hay un proceso de caducidad del contrato, por el contrario, el concesionario gestionó un aumento de tarifas de aseo para recibir más recursos y el Distrito ampliará la vida útil del relleno por 37 años más”, concluyó la procuraduría.

882256

2019-09-21T10:49:46-05:00

article

2019-09-21T10:49:46-05:00

dojeda_1319

none

-Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Personería de Bogotá dice que Doña Juana sigue “relleno de irregularidades”

82

5505

5587