Periodismo y posconflicto: retos y desafíos para el próximo cuatrienio

hace 1 hora

Personero calificó de perversa actitud de Petro frente al carrusel de contratación

Ricardo Cañón dijo que el alcalde utilizó el canal institucional para tratar de vincularlo a él con el cartel de contratos.

El Espectador

El personero de Bogotá, Ricardo Cañón, calificó de perversa la actitud del alcalde Gustavo Petro, por utilizar el canal institucional (Canal Capital) para vincularlo “irresponsable y temerariamente con el carrusel de la contratación, insinuando que el contratista Julio Gómez en su declaración vinculaba mi nombre, lo cual es absolutamente falso”.

Según la Personería de Bogotá, es falso que la Fiscalía esté adelantando una investigación en contra del personero. Cañón solicitó al fiscal General que certifique que no existe ninguna investigación y, por lo mismo, ninguna posibilidad de que se produzca pronunciamiento futuro en tal sentido.

“Queda claro que el señor alcalde lo que pretende es enlodar el nombre del personero con el carrusel de la contratación, utilizando para ello, reiteró, el canal institucional de la administración, presentando la noticia enlazada con la última publicación de la revista Semana, en la que se hace un informe detallado del modo de proceder de esa organización delictiva”, señaló la Personería.

En este sentido, el personero le solicitó a Petro que entienda que su labor, la de la Personería, se enmarca única y exclusivamente en el ejercicio de la Constitución y la Ley; que no se trata de considerar como elementos determinantes de su actuar los conceptos de enemistad o amistad, ni odios, ni amores, solamente Constitución y Ley.

Así mismo, lo invitó a que cumpla con sus responsabilidades, a que las asuma cuando se trate de acertar o de equivocarse; que deje de lado la costumbre de buscar justificaciones de sus errores en el proceder de los organismos de control.

Entiendo su angustia - le señala el Personero al Alcalde de la ciudad- porque las cosas no le han salido ni le están saliendo bien, pero eso no lo habilita para denigrar de todos los que él siente que critican su gestión”. El Personero se considera una víctima más de los errores del alcalde y sólo aspira a que éste acierte en su gestión por el bien de la ciudad.