En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 34 mins

"Petro descalifica a quien piensa y actúa distinto a su criterio personal y déspota"

Eso le dijo la concejal María Victoria Vargas al alcalde de Bogotá.

El Espectador

La concejal María Victoria Vargas envió una dura carta al alcalde Gustavo Petro con motivo de la reunión que sostuvo el burgomaestre con los voceros de las bancadas para discutir las modificaciones al cobro de valorización.

En la misiva, la cabildante del partido Liberal manifiesta su rechazo por las formas en que Petro “ha pretendido manipular a la opinión pública” frente a ese y otros temas. Dice que el mandatario de los bogotanos ha “tratado de eludir responsabilidades propias para endilgarlas a otros descalificando por los medios de comunicación y las redes sociales a todo aquel que osa pensar y actuar distinto a su criterio personal y déspota de administración”.

Vargas calificó de “engañoso” el proyecto de acuerdo para modificar el cobro de valorización que fue puesto a consideración del Concejo.

“La administración aprovechándose de la crisis desatada y de la preocupación de los ciudadanos por el monto de los cobros efectuados optó por elaborar una propuesta engañosa”.

Según la concejal, en primer lugar sumaba al valor del plan de obras del acuerdo 180 de 2005, el monto de las obras previstas por valor de $307.086.804.692 para poder señalar falazmente un monto distribuible total de $2.371.011.867.760, sumas que no son compatibles entre sí. Estaba sumando peras con manzanas.

“Sobre la base de esta falacia presentó ante la opinión que su propuesta reducía en un 15,6% la contribución de valorización que desató la crisis social, lo cual no era cierto, pues comparaba datos que no son similares en la medida que versan sobre planes de obras diferentes”, dice la carta.

La cabildante agrega que el mencionado nuevo proyecto “nunca fue concebido para conjurar la crisis social, pues desbordaba el alcance inicial, circunscrito exclusivamente a revisar y ajustar el acuerdo 180 de 2005, sino que fue aprovechado para meter por la puerta de atrás un nuevo plan de obras para la ciudad, carente de estudios”.