Petro dice que siempre ha solicitado no realizar negocios ni siquiera con amigos

El alcalde señaló que así se lo ha dicho a sus colaboradores.

El Espectador

El nombre del concuñado del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, Carlos Alberto Gutiérrez Robayo, está de nuevo en el ojo del huracán por cuenta de denuncias periodísticas que lo señalan de intervenir en gestiones para la concesión de contratos públicos en el Distrito e incluso de haber recibido comisiones por contratos en el sistema de transporte.

Al respecto, el burgomaestre capitalino dijo que desde que asumió como Alcalde Mayor de Bogotá ha sido claro en los Consejos de Gobierno en solicitarles a sus colaboradores que bajo ninguna circunstancia realicen contrato o cualquier tipo de negocio con personas allegadas familiarmente o que argumenten alguna cercanía familiar e incluso, amistad o vínculo político.

Todas y cada una de las denuncias que han llegado a mi despacho han sido gestionadas y en casos específicos se ha solicitado la intervención de la Fiscalía. Por ejemplo, en el caso del contratista de módulos Led para la semaforización de la ciudad, fue desde la misma administración que se solicitó denunciar ante la Fiscalía los hechos irregulares que ponía en conocimiento el contratista”, dijo Petro.

Agregó que “la lucha contra la corrupción no sólo fue una promesa de campaña que nos permitió llegar a la Alcaldía, sino que además ha sido una permanente impronta de la Administración en la gestión pública, evidenciada a través de las múltiples investigaciones propias y medidas de prevención, dentro de los procesos de contratación pública. Sigo combatiendo la corrupción y justamente por ello, no seré ejemplo de malas prácticas".

Frente a la renegociación de los contratos de Transmilenio, recordó que los operadores vieron disminuidas sus utilidades en más de 70 mil millones de pesos anuales, y que por tal razón la tarifa de los pasajeros se redujo considerablemente.

Finalmente, señaló que gracias a la renegociación de los contratos se ha logrado también el tiempo suficiente para estructurar la electrificación de las troncales de Transmilenio e implementar sin elevar tarifas a los usuarios del SITP.