Petro insiste que colapso de puente no es responsabilidad del Distrito

El alcalde de Bogotá dice que la primera responsabilidad del Distrito era cuidar a los heridos.

Pamela Aristizábal/Elespectador.com

Sin duda, una de las mayores polémicas que se ha desatado este año ha sido por cuenta del colapso del puente peatonal ubicado en la carrera 11 con calle 103, una estructura que sin estrenar se derrumbó ante la mirada atónita de los bogotanos, que sin entender se daban cuenta de uno de los peores errores de construcción de los últimos años.

Además del colapso del puente, los ciudadanos no entienden por qué el contratista decidió hacer una prueba de carga con seres humanos y tampoco se explica por qué nunca se dio aviso a la Administración Distrital de aquella prueba, para lo cual, la Secretaría de Movilidad tenía que haber creado un plan de manejo de tráfico para cerrar la vía y no poner en riesgo la vida de nadie.

Sin embargo, nada de esto sucedió y el pasado domingo el puente se cayó dejando a 42 personas heridas, la mayoría soldados del Cantón Norte que recibieron una orden para participar en la prueba de carga de la estructura, que no aguantó el peso y se vino abajo.

El contrato, que fue adjudicado de manera directa y sin ningún tipo de licitación, fue asumido por la firma Constructec. El argumento para omitir el proceso licitatorio fue: gastos de defensa. Luego de lo sucedido, las críticas no se hicieron esperar y responsabilizaron al Distrito por el derrumbe. Frente a esto el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, indicó que la Alcaldía no tenía ninguna intervención en la obra debido a que no es pública, sin embargo, afirmó que se debe investigar por qué el contratista realizó las pruebas de resistencia sin los parámetros señalados por la Secretaría de Movilidad.

“La obra está en manos de un contratista, al cual se le asignó la obra, en esa medida el contratista tiene un alto grado de responsabilidad, no solo por el desplome en sí mismo, sino por qué no avisó a la Secretaría de Movilidad para que hiciera lo que todos los contratistas de obra pública hacen”, dijo Petro.

El mandatario manifestó que la responsabilidad del Distrito radicaba en atender la emergencia con todo el personal médico y de ambulancias, lo que se realizó a la mayor eficacia posible. Señaló que las investigaciones deberán determinar la responsabilidad del hecho y las indemnizaciones correspondientes.

La primera responsabilidad del Distrito era cuidar a los heridos, atender la emergencia, con todo el personal médico y hospitalario, las responsabilidades del caso tienen que determinarse en un proceso investigativo, el que dice por qué se cayó el puente, y las indemnizaciones del caso, que tiene que ver con los heridos, con la ciudad, y con una institución como el Ejercito”, puntualizó.

Ante las críticas por la falta de licitación. El jefe de ingenieros del Ejército, general Fernando Pineda, aseguró que esta era “una capacidad que se tenía antes del fallo del Consejo de Estado, ya que era una contratación directa reservada. Era una obra en las instalaciones militares”.

El fallo al que se refiere Pineda es de mayo de 2014, cuando se suspendieron cuatro artículos del Decreto 1510 de 2013, entre ellos el que habla sobre la contratación reservada.

El Consejo de Estado confirmó que la Ley permite contratar de manera directa los bienes y servicios que se consideren reservados, sin embargo no especifica qué se considera reservado y qué cabe dentro de esta expresión.

En el contrato para la construcción del puente también se estableció que el Distrito era el responsable de las obras de ampliación de la carrera 11, no obstante, se consideró que esta intervención afectaba la estructura del Cantón Norte. Frente a ello, el general Pineda manifestó que esta era una obra necesaria “para restablecer la comunicación entre lo que quedó dividido del Cantón Norte”.

La fecha de entrega de la estructura estaba prevista para diciembre de 2013, pero no se pudo cumplir con el plazo asignado: fue necesario hacer varios cambios en el diseño inicial debido a problemas con las obras que adelantaba el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) en la carrera 11.

El mal tiempo en la ciudad e inconvenientes en la entrega de unos materiales, según lo afirmó Pineda, también contribuyeron a las demoras. Así, al contrato que se firmó en 2013 con Construcciones Tecnificadas S.A. (Constructec) se le hicieron dos prórrogas, la primera hasta el 5 de marzo del año pasado y luego para el 25 de junio de 2014.
 

 

últimas noticias