En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 1 hora

'Petro no puede gobernar con una frase de cajón'

Dice el Personero Distrital, Ricardo Cañón, tras señalamientos del alcalde contra los entes de control de haber sido elegidos por protagonistas del “carrusel de la contratación”. Insta al mandatario a que diga qué ha hecho por la ciudad.

Ricardo Cañón, personero distrital. / Andrés Torres-El Espectador

 A Gustavo Petro le incomoda la excesiva vigilancia que sobre su administración han desplegado la Personería y la Contraloría Distrital. Por eso, cada vez que sale a la luz pública un cuestionamiento, lo desacredita, lo califica de persecución política o simplemente pone el “espejo retrovisor” para trasladar la responsabilidad a la administración de Samuel Moreno, época en la que se descubrió el mayor caso de corrupción administrativa llamado ‘carrusel de la contratación’, en el que funcionarios y contratistas hicieron feria con los recursos públicos.

Pero quizás el pronunciamiento que puso a reaccionar a los entes de control lo hizo este lunes en la inauguración de un jardín infantil en la localidad Rafael Uribe Uribe. Allí cuestionó de nuevo el papel de estas entidades y literalmente dijo: “A los órganos de control los ayudó a elegir el ‘cartel de la contratación’ (responsables del carrusel) y aunque hubiéramos esperado una actitud de cambio, lo que hemos tenido es una ‘Gestapo’ política sobre la Administración Distrital”. Y agregó: “en el Concejo no se ha hecho un solo debate de lo que significó el ‘carrusel’ en Bogotá, el peor golpe contra las finanzas perpetrado por una banda delincuencial. No se adelantaron las investigaciones a fondo en los órganos de control distritales. No existen resultados respecto a lo que sucedió en la ciudad en el saqueamiento de sus finanzas públicas”. 

Estas frases, con las que cuestionó una vez más la labor de todos los que controlan su gestión, generó la enfática reacción del Personero Distrital, Ricardo Cañón, quien le respondió con una pegunta: “por qué no le cuenta a los bogotanos que ha hecho por la ciudad y qué alcanzará a hacer en los 10 meses que le quedan”. El Espectador habló con el jefe del ministerio público en la capital.

¿Cómo interpreta el señalamiento del alcalde Gustavo Petro? 

Es un agravio, pero lo que más me dolió fue la comparación con la Gestapo, porque eso no se puede utilizar. Es anti institucional. Pareciera que el fuerte del alcalde es agraviar y ser desconsiderado con los demás. Creo que es una persona muy angustiada. Y me abstengo de decir algo, porque respeto el cargo. No es personal. Su actitud me parece absurda, terriblemente deslegitimadora y tal vez eso es lo que él quiere, agraviar diciendo cosas que él sabe que no son ciertas, pero que eventualmente cree que lo protegen y lo justifican. Cuestiona directamente la gestión de los entes de control. Parece que el Alcalde no se percata de las angustias de muchos ciudadanos y de los problemas de la capital, donde él es el único responsable. Le recomendaría que se sincere con los ciudadanos y les diga si hay temas que le quedan grandes o no tienen solución inmediata, porque él es el único responsable de la ciudad. Parece que no se diera cuenta que los ciudadanos están cansados de tanto agravio y de tantos de sus anuncios que no corresponden a los hechos.

¿Cómo que temas?

Los problemas de Transmilenio, los de la integración de las tarjetas, la incompetencia de algunos sectores de la administración, el riesgo alrededor de los colegios con las mafias del microtráfico que usan niños para dañar a otros niños, etc. Esto debería generar una política pública juiciosa, no solo del Alcalde sino de todos los entes que debemos encontrar soluciones, porque el ciudadano corriente sufre y espera que los que tenemos responsabilidades hagamos lo que nos corresponde. Pero un ciudadano común no puede arreglar el servicio de Transmilenio, ni la inseguridad, ni la fatal de atención de salud. Y ante la falta de soluciones, por eso acuden a los organismos de control.

El alcalde cuestiona la falta de investigación frente al ‘carrusel de la contratación’, ¿qué dice de esto?

Con el tema del ‘carrusel’ parece un disco rayado. Más allá de exigir a los organismos de control, el alcalde tiene las herramientas para hacer lo propio con los controles disciplinarios del Distrito. Él debió arrojar resultados, porque tiene todas las herramientas, tiene acceso a las entidades donde ocurrió el ‘carrusel’, a todos los documentos que están en esas oficinas y tiene a las personas que nombró para ver qué paso. No sobra recordar que la Fiscalía y Procuraduría viene arrojando resultados. Termino diciendo que por respeto a la cuidad, prefiero anunciar mi silencio frente a esos agravios. No quiero entrar en problemas.


¿Cree que los ciudadanos desaprueban la gestión de Petro?

Los ciudadanos están cansados frente a una ciudad con muchos problemas sin resolver. Y el responsable de asumir las políticas y acciones frente a esos temas solo se está dedicando a agraviar, a unos y a otros. La pregunta es: Alcalde, le quedan 10 meses para terminar ¿por qué no le dice a la ciudad de todo lo que prometió que alcanzará a hacer y qué está haciendo en este momento? ¿Faltando 10 meses, qué cree que alcanzará a hacer para solucionar los problemas de la ciudadanía?

La reacción de Petro se da luego de la revelación de posibles irregularidades en su administración

Entiendo que el alcalde se quiera desquitar y pretende echarnos la culpa a los organismos de control de lo que no se ha logrado en la administración. Pero para hacerlo, no debería hacerlo de esa forma tan descomedida y usando el mismo disco rayado que tiene desde el primer día de su administración como lo es lo del ‘cartel de la contratación’. Si él quisiera realmente llegar al fondo de esa desgracia que vivió la ciudad, tiene todas las herramientas a la mano. Entiendo las circunstancias y las entendemos todos. El carrusel fue una desgracia para la ciudad, pero Petro no pude pretender gobernar con una frase de cajón.

¿Qué le dicen los ciudadanos que buscan a la Personería frente a la gestión de la actual administración?

A pesar de lo que está viviendo la ciudad con la actual administración, hay gente que la valora positivamente como es natural, pero hay otros que no. Independiente de ambas opiniones, se debe gobernar. Y para gobernar no hay que agredir. No se puede pretender deslegitimar sus instituciones. Respeto al alcalde y al cargo, y
obviamente me abstengo dar valores personales de quien pretende que uno entre en esa pirámide de agravios, pero tratar y usar la palabra Gestapo, son palabras impronunciables. A mí no me eligieron par agraviar a nadie, sino para cumplir la Constitución. El alcalde es muy ligero y desconsiderado con todo aquel que no es él mismo.

Según la ciudadanía que ha escuchado, ¿cuál es el panorama de la ciudad? 

Todos los días, a través de audiencias públicas, la Personería está oyendo a la gente. En esos encuentros participan ciudadanos y funcionarios para encontrar  soluciones a los problemas de la ciudad. Incluso, los mismos funcionarios valoran esas actividades. Aunque nosotros solo podemos intervenir en asuntos disciplinarios, esa tarea ha servido mucho a la gente. Por ejemplo, fue en estas audiencias que se descubrió el caso de gente que se dedica a traficar con terrenos
ilegales, engañando a la gente y las autoridades competentes ni se habían enterado.

¿Falta más gestión de la Administración? 

No quiero entrar a calificar eso. Mi trabajo es revisar esa gestión y adelantar los procesos disciplinarios como lo ordena la Constitución, pero los ciudadanos saben qué está pasando. Expresan cansancio. Tienen valoraciones supremamente desalentadoras, que expresan en la Personería. Frustración frente a la expectativa de esta Administración. No lo digo yo, sino los ciudadanos. 

¿Cree que las declaraciones del Alcalde son para desviar la atención de las investigaciones?

Me parecería triste, que teniendo esa responsabilidad tan grande, se dedique a ocultar y a negar los problemas de la ciudad. 

Ultimo mensaje para Petro

Hable sin ofender. Actúe sin hacer daños.

 

jamarin@elespectador.com