Petro: "Nosotros sin robarnos un solo peso nos quieren destituir"

El alcalde de Bogotá celebra el fallo del Tribunal de Cundinamarca sobre proceso de revocatoria.

El Espectador

"Recibo con satisfacción decisión del Tribunal de Cundinamarca de tutelar mi derecho al debido proceso ante la Registraduría", afirmó el alcalde Gustavo Petro tras conocer el fallo de tutela que salvaguardó sus derechos al debido proceso.

El alcalde había resuelto no solicitar a la Registraduría una revisión del proceso para iniciar desde ya su campaña de defensa al gobierno de Bogotá Humana de la ciudad frente al anterior estado de caos con carteles que dominaban la ciudad y sus recursos.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca consideró que el proceso de revocatoria violaba las garantías procesales de derecho de defensa y contradicción.

El fallo del Tribunal ordena la revisión de todas las firmas recolectadas en el marco de la revocatoria por el congresista Miguel Gómez e iniciar ese proceso en 48 horas, con participación de la defensa del alcalde.

"He decidido renunciar a cualquier proceso de escrutinio de firmas. La ciudadanía debe ser convocada a decidir sobre su gobierno", aseguró Petro en el Coliseo, al anunciar que es la ciudad la que debe decidir sobre el mandato que le otorgó en octubre de 2011.

"Nosotros sin robarnos un solo peso nos quieren destituir. No se oponen a Petro, se oponen a la ciudad de Bogotá y a su progreso democrático", sostuvo el alcalde, recalcando que nadie puede hacer señalamientos de corrupción en su gobierno.

Y agregó: "Bogotá tiene un presupuesto de miles de millones de dólares es una ciudad entre las ciudades de Colombia, ha tenido miles de millones de dólares sobre los cuales ha caído un club de propietarios de la contratación y la política que se han llevado esa plata al bolsillo, que le han robado la comida a la gente porque se la han robado antes de llegar a los comedores".

El alcalde recordó que gran parte de los recursos de las vías en otras administraciones fueron saqueados:

"Cogieron los dineros de la malla vial, nos dirán por qué están tan llenas de huecos las calles de las localidades y resulta que arreglar esos huecos cuesta 3 mil 500 millones de dólares y que el desastre de la malla vial se produjo porque los recursos se invertían en las grandes 'megaobras', en las troncales y sobre ellas empezaron a disfrutar familias, como los Nule, como los Rojas, como los William Velez".

"Nosotros llegamos aquí no solamente para denunciar la corrupción, no solamente para ponerle nombre propio para quienes estaban hurtando los derechos de los pobres, de los trabajadores, sino que llegamos a hacer con esos mismos dineros las transformaciones sociales de Bogotá", agregó el mandatario en el marco del Consejo de Seguridad Humana que se realizó en el Coliseo Cayetano Cañizares ubicado en la localidad de Kennedy.
 

 

últimas noticias