Petro ordenó investigar a dos exgerentes del Acueducto

La idea es indagar sobre presuntas anomalías en la ejecución de diversos contratos entre los años 2009 y 2011.

Luis Fernando Ulloa y Jorge Enrique Pizano, exgrentes del Acueducto.

El alcalde Gustavo Petro ordenó investigaciones disciplinarias contra dos exgerentes de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) por presuntas anomalías en la ejecución de diversos contratos entre los años 2009 y 2011.

El expediente fue abierto formalmente por petición del alcalde Petro bajo el número 900 de 2013, dentro del cual se ordena escuchar en versión libre a los exgerentes de la EAAB, Luis Fernando Ulloa Vergara, y Jorge Enrique Pizano Callejas, en lo relacionado con la suscripción de unos 20 contratos realizados presuntamente de manera irregular.

Augusto Ocampo, director de Asuntos Disciplinarios de la Alcaldía Mayor, anunció que tras el proceso de notificación de los autos de apertura de investigación, se dispondrán las fechas en que los exfuncionarios sean escuchados, sin descartar que otras personas resulten involucradas en los hechos.

Ocampo dijo que las investigaciones buscan establecer "la ocurrencia de las conductas, determinar si es constitutiva de falta disciplinaria y aclarar las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que se cometieron las presuntas irregularidades en la celebración de los contratos a que se hace relación en el Auto de Apertura de la Investigación, que fue firmado por el alcalde Mayor el pasado 5 de junio de 2013".

Indicó que las posibles irregularidades materia de investigación se tipifican en la presunta indebida celebración de contratos en cuantía que podría superar los 10.000 millones de pesos.

Adicionalmente dijo que, de acuerdo con los avances del proceso, es posible a futuro vincular a otros funcionarios, incluidos el actual y anterior Gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.

El Alcalde Petro consideró que en la defensa de lo público, que es uno de los ejes de su Plan de Desarrollo Bogotá Humana, cualquier anomalía debe llevarse hasta las últimas consecuencias en las instancias legales que sean necesarias.