Glifosato: el primer caso por muerte que admite la CIDH

hace 1 hora

Petro, Peñalosa y el choque por ocultar videos en Youtube

Ciudadanos y líderes políticos cuestionan a la administración por desaparecer contenidos de la anterior Alcaldía.

Hace un par de semanas, cuando el exalcalde Gustavo Petro trató de buscar en la web el video de su última rendición de cuentas para responder a un señalamiento de la actual administración, se encontró con una sorpresa: no sólo ese, sino todos los videos publicados en el canal de Youtube de la Alcaldía Mayor durante su mandato habían desaparecido. De inmediato, y cómo es costumbre, convocó por redes sociales a sus seguidores para que le ayudaran a encontrar el enlace de la grabación. Luego, vino el debate.

Petro y sus seguidores calificaron de censura la decisión que tomó la actual administración de ocultar sus intervenciones. Aunque hubo otra decena de trinos apoyando al exmandatario, la Alcaldía nunca respondió ni atendió los reclamos. Tampoco volvió a hacer públicas las grabaciones que reclamó el exmandatario.

Al tratar de corroborar la denuncia del exalcalde Petro, efectivamente, se encontró que al entrar a la cuenta de Youtube de la Alcaldía Mayor de Bogotá, hasta ayer, sólo aparecían 60 videos, todos de 2016. El más antiguo es el discurso de posesión del alcalde Enrique Peñalosa. Es decir, todos los que se produjeron durante la anterior administración, los ocultaron.

Pero tal parece que esta no fue la única decisión. Según el concejal Hollman Morris, algo similar ocurrió en Canal Capital. De allí, según sus denuncias, supuestamente borraron cuatro videos de los canales de Youtube, entre ellos uno titulado “El complot de las basuras”, en el que se hace un recuento de supuestas irregularidades que rodearon la destitución del alcalde Gustavo Petro.

Aunque esto sería uno más de los debates que han surgido entre petristas y peñalosistas, la realidad es que detrás de este nuevo choque hay un tema más de fondo. Este episodio pone sobre la mesa la discusión del derecho a la información, así como el uso y la protección de la información pública que se sube a internet. Pero, ¿qué reglamentación hay para la información pública que sube a la web?

Pedro Vaca, director de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), explica que esa información tiene tres características importantes: se produce con dinero público, es de interés general y tiene la confianza de la audiencia. Por estas razones es considerada documento público y debe ser protegida como tal.

Bajo este argumento, la FLIP le mandó un derecho de petición a Canal Capital preguntando cuáles son los videos suprimidos, las razones por las que se tomó esta medida y cuáles son los soportes que tienen del material audiovisual.

Darío Montenegro Trujillo, actual gerente del canal, contestó que no habían borrado ningún contenido sino que uno de los canales había infringido los derechos de autor. “Desde el 7 de mayo de 2015 Youtube envió notificaciones al equipo de prensa de Canal Capital informando algunas irregularidades en los contenidos que se estaban cargando. Como no recibió respuesta, canceló la cuenta definitivamente. En su momento no se apeló la medida para evitar la cancelación de la cuenta y por eso no se puede acceder a mayor información de cuándo fue subido el material eliminado”.

La Alcaldía también le atribuyó la ocultación de los videos a problemas técnicos. Afirman que, como no sabían qué otros audiovisuales de la pasada administración violaban derechos de autor, prefirieron ocultarlos todos para evitar demandas. Además, fusionaron muchos canales, ya que algunas cuentas del Distrito se crearon con correos no institucionales y su suerte dependía de una persona en particular.

Un caso especial es el canal de Youtube que aparece a nombre de la Alcaldía Mayor. Al revisar la información, se encuentra que está a nombre de Alexánder Linares, camarógrafo de la Alcaldía, bajo el usuario cinealex79. Este detalle no es menos importante, ya que fuera de tener el manejo de los videos producidos con dineros públicos, el canal aparece con algunos avisos publicitarios, que en caso de generar alguna ganancia, solo los podría cobrar este empleado. Sin embargo, según información de la administración, el empleado abrió el canal por hacer un favor y que no ha cobrado ni un peso.

A pesar de este debate sobre si los videos del canal Youtube se pueden considerar un archivo público, la respuesta de la Alcaldía fue que “existe un concepto de la oficina jurídica de la Presidencia que dice que las plataformas 2.0 (Youtube, Twitter, Facebook) no pueden considerarse como repositorio oficial de información del Estado, dado que son propiedad de privados y en caso de desaparecer se perdería dicha información. En otras palabras, esa información pública no se ha perdido. Reposa en los archivos del Canal Capital y de la Alcaldía, y a solicitud de cualquier ciudadano cuando se requiera”.

Mal precedente

El caso lo analizó el equipo de la Fundación Karisma, expertos en derecho, internet y sociedad. En su concepto, la acción de la actual administración va en contra del principio de divulgación proactiva, que establece la Ley de Transparencia y Acceso a la Información. “El derecho al acceso a esta información no se limita a la obligación de entregarla cuando les sea solicitada. También de publicar y divulgar documentos sobre la actividad estatal o que sean de interés público. Impedir el acceso a un material que ya estaba publicado es deshacer el trabajo de divulgación que se había realizado e imponer, una vez más, la carga a la ciudadanía de solicitar esa información”.

Agregan que, más allá de la violación a la ley, el “ocultar el pasado” es antidemocrático, ya que va en contra de los esfuerzos de legitimación de las memorias de la sociedad. “Constituye un mal ejemplo de la Alcaldía con el manejo de la información y la memoria audiovisual que también pasa por plataformas como Youtube, a la cual accede una parte significativa de la población”.

Ante el argumento de la Alcaldía, que señala que Youtube no “puede considerarse repositorio oficial de información del Estado”, la fundación señala que si bien eso es cierto, la realidad es que las plataformas tanto públicas como privadas sirven para cumplir la obligación de divulgar la información de interés público y satisfacer el derecho al acceso a esa información.

“Esta acción sienta un mal antecedente. Hoy la discusión es para eliminar las referencias en la cuenta de la Alcaldía sobre Gustavo Petro. Mañana podrá ser porque el sucesor de Peñalosa elimine las referencias a la actual Alcaldía. El resultado, sin embargo, es que a la ciudadanía se le pone un obstáculo para acceder a esa información e incluso se la obliga a solicitarla cuando ya era pública. Si lo que se quiere es discutir el papel de las plataformas privadas en este campo, se debe reconocer que los actos administrativos, de hecho, ya pasan por manos de privados”.

Agregan que es el caso de las cuentas de Twitter o Facebook de los alcaldes, y es peor, pues, sobre ellas no quedan archivos públicos y, sin embargo, se toman incluso decisiones administrativas. “Ciertamente, este tema merece una discusión más profunda. ¿Podemos darnos el lujo de perder la historia de las actuaciones de nuestros mandatarios porque ocurren en plataformas privadas? En todo caso, sea cual sea la razón para que los videos no estén en Youtube, como mínimo, la Alcaldía debería, por transparencia, notificar a la ciudadanía y enlazar al sitio donde quedarían disponibles. Esa mínima buena práctica (que en todo caso la ciudadanía puede cuestionar) no se tuvo en cuenta por la administración actual”, concluyó.

Son muchos cuestionamientos sobre el tema de fondo, la libertad de prensa y libre acceso a la información. La Ley de Transparencia, expedida en el año 2014, habla del principio de facilitación, es decir, la información pública debe ser accesible de la forma más rápida y fácil posible. Sobre esta norma se paran los defensores para decir que ocultar el contenido es una afrenta al libre acceso a la información.