Petro reiteró solicitud al Gobierno Nacional de prohibir expansión minera en Bogotá

El Distrito aseguró que en los pastizales naturales amenazados por esta actividad, hay un alto potencial para la captura de co2 y además favorece la adaptación al cambio climático.

Archivo El Espectador

Durante el Consejo Regional de Ministros correspondiente a la ‘Agenda por Bogotá’ que se llevó a cabo este lunes, el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, le solicitó nuevamente al presidente de la República, Juan Manuel Santos, que prohibiera la minería en Bogotá.

Petro manifestó que “si se pudiera evitar la expansión de la minería, sería un esfuerzo fundamental en lograr que la ciudadanía sea dueña del territorio en Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá (Soacha)”

La Administración Distrital, que ha hecho la petición en diferentes ocasiones por medio de la Secretaría Distrital de Ambiente al Gobierno Nacional, esta vez aseguró que de evitarse la minera, podría lograrse un avance en términos de seguridad ciudadana en una de las áreas catalogada entre las más violentas de Cundinamarca y de Bogotá.

Asimismo, el Alcalde de Bogotá también indicó que ‘‘es en esta zona, por lo menos en el área urbana, en esa frontera con Soacha que es tan complicada desde el punto de vista de seguridad y de presencia del Estado, donde más se asienta la minería, muchísima de ella ilegal, le da la base financiera a los tierreros para controlar el territorio, y estoy convencido –agregó- que son además rutas del narcotrático, que se van estableciendo por allí”.

Por su parte, la Secretaría de Ambiente del Distrito aseguró que la minería causa afectaciones ambientales en el suelo, aire, agua y la biodiversidad, como la modificación del paisaje por la alteración de la morfología original del terreno, la generación de procesos erosivos, contaminación a la atmosfera por material particulado en zonas sin cobertura vegetal, pérdida de suelos orgánicos y de cobertura vegetal y afectación a la flora y fauna.

De igual forma, indicó que esta actividad también deteriora la calidad del agua, puesto que hay un incremento de los sólidos suspendidos y de arrastres a la red del drenaje del sector.

‘‘El área afectada en Ciudad Bolívar son ecosistemas subxerofíticos, estos entornos con alto grado de endemismo y diversidad de especies amenazadas por extinción por la degradación de su hábitat. Es un ecosistema muy importante porque en pequeñas áreas puede haber un grado altísimo de diversidad de especies’’, puntualizó la Secretaría de Ambiente de Bogotá al respecto.

Finalmente, el Distrito aseguró que en los pastizales naturales amenazados por esta actividad, hay un alto potencial para la captura de co2 y además favorece la adaptación al cambio climático